VICTORIA ESPERANZA: Trasladan a El Salvador el cuerpo de refugiada asesinada por policías de Tulum

  • El gobierno mexicano trasladó a El Salvador el cuerpo de la refugiada Victoria Esperanza Salazar Arriaza, asesinada por policías municipales de Tulum el 27 de marzo.
  • La cancillería de El Salvador informa que el cuerpo de Victoria Salazar, que murió tras ser sometida por policías en México, ya fue repatriado junto a su madre e hijas

Redacción/PDC

CIUDAD DE MÉXICO.- El gobierno mexicano trasladó hoy a la capital El Salvador el cuerpo de la refugiada salvadoreña Victoria Esperanza Salazar Arriaza, quien fue asesinada por policías municipales de Tulum, en Quintana Roo, el pasado 27 de marzo.

El cuerpo de la salvadoreña Victoria Salazar, que murió tras ser sometida por policías en México, llegó este sábado a El Salvador repatriado desde esa nación norteamericana, informó la Cancillería.

Procedente de México, esta mañana, ha arribado al país el cuerpo de Victoria Salazar, salvadoreña que fue asesinada por policías municipales de Tulum”, señaló la Cancillería a través de su cuenta de Twitter.

El féretro con los restos de la mujer de 36 años llegó al país en un avión donde viajaron también la madre de la víctima, Rosibel Arriaza, y las dos hijas de Victoria, menores de edad.

La familia de la fallecida ha contado con la ayuda de los gobiernos de los presidentes de México, Andrés Manuel López Obrador y de El Salvador, Nayib Bukele para repatriar su cuerpo.

La disposición de todo el aparataje institucional ha logrado que este caso se lleve a cabo con la celeridad requerida. Un trabajo articulado que hoy nos permite la repatriación de los restos mortales de nuestra connacional y brindar el apoyo correspondiente a su familia”, añadió la Secretaría de Comunicaciones de la Presidencia en su cuenta de Twitter.

Ni la familia ni las autoridades han precisado, de momento, hacia dónde será trasladado el féretro con el cuerpo de Victoria. Su familia es originaria del departamento occidental de Sonsonate.

Victoria Salazar, que vivía en México desde hace cinco años, murió el pasado 27 de marzo tras ser sometida por policías en Tulum, un balneario del Caribe mexicano. Tenía dos hijas de 15 y 16 años.

En un boletín que emitió hoy, el Instituto Nacional de Migración (INM) informó que en la repatriación de los restos participaron varias dependencias del gobierno mexicano, y refrendó su “compromiso por el respeto a los derechos humanos y la salvaguarda de las personas en contexto de movilidad, con especial atención a los grupos vulnerables”.

El discurso contrasta con las imágenes del asesinato de la mujer –quien residía en México con la condición de refugiada–, a la que una agente de la policía,  vecina de la salvadoreña, rompió la columna vertebral cuando la sometió en el piso con la rodilla sobre el cuello, mientras tenía las manos esposadas en la espalda. Tres agentes policiacos observaron la escena, con la mano en la cintura.

La difusión del video desató indignación dentro y fuera del país, y en días recientes colectivas feministas llevaron a cabo protestas en Tulum y otras ciudades de Quintana Roo, así como en la Ciudad de México, y en El Salvador pidiendo justicia para Victoria.

Con información de Excelsior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *