Pese al retiro de recursos de la 4T, Mextenis se mantiene rentable

Jugar con ética y alejarse del capitalismo de amigos, le permite a Mextenis aguantar el retiro de recursos económicos por parte del gobierno federal

Los ingresos de Mextenis entre 2000 y 2020 superan los 3,000 mdp y se distribuyen de la siguiente manera: de 43% a 45%, venta de boletos; de 40% a 43%, patrocinadores; 10%, televisión; y “otros”, 4%.

ACAPULCO, GUERRERO, 28 de febrero de 2020.- Mextenis es dirigido por una licenciada en Historia del Arte; Se llama Renata Burillo. Le encantan la música y el arte contemporáneo; dice que tiene un severo problema con el shopping porque no es algo que le agrade, y prefiere enfocarse en las cosas prácticas, en su vida y en los negocios.  Hoy es presidenta del Consejo de Administración de una de las franquicias deportivas más importantes de México en los últimos 20 años: el Abierto Mexicano de Tenis, publicó Forbes México.

Ella no sabía de números, pero siguió el consejo de su papá, Alejandro Burillo Azcárraga: “Hagas lo que hagas, siempre debes saber dos cosas: administración y leyes”, confesó Renata hace algunos años. Sus estudios en la Escuela de Negocios de Harvard la estresaron tremendamente, porque no era un tema que ella entendiera del todo… pero lo logró.

Si tuviéramos que resumir la política financiera de Renata, encontraríamos una fórmula sencilla: responsabilidad financiera. No contrae compromisos si las cosas no están bien planeadas y si no hay un re- torno de inversión garantizado. A veces puede fallar, pero nunca pone en riesgo económico a Mextenis.

Raúl Zurutuza, director del Abierto Mexicano, lo dice de otra manera. “Si todo lo dejáramos a nuestra creatividad, esta empresa estaría quebrada desde hace tiempo; porque grandes ideas las hay, muchísimas… pero no todas son viables financieramente”. José Antonio Fernández, director del Abierto de Los Cabos, lo comenta más concretamente: “Somos responsables con el dinero, con las finanzas; somos cautelosos. Y eso nos ha permitido seguir adelante”.

Mextenis es la empresa dueña de las franquicias del Abierto Mexicano en Acapulco (Open 500), Abierto de Los Cabos (Open 250) y del concepto The Greatest Match, que, el año pasado, trajo a Roger Federer a la Plaza de Toros México. Además, la compañía ya explora incorporarse (a mediano plazo) a otros deportes, como el voleibol de playa, el pádel o el futbol de playa.

La idea es hacer una transición que lleve a la empresa a ocuparse de muchos deportes. Pero ese momento, si es que llega, ocurrirá en algunos años. Por ahora, su negocio consiste en enfocarse en el tenis.

Lo que hacen Renata, Raúl y José Antonio lo podemos explicar con un concepto que nació en el futbol europeo en 2011: fair play financiero. La definición es muy simple: No gasto más de lo que ingresa en mis arcas. Desde 2004, Mextenis no le pide un peso a Pegaso, la matriz dueña de la empresa que preside Alejandro Burillo Azcárraga.

“Somos responsables con los gastos, con la operación del torneo y con los jugadores, porque, justamente, esta honestidad con los patrocinadores y socios es lo que nos ha permitido ser una empresa en la que confían [y a la que llega el dinero]”, dice Raúl Zurutuza.

En México, no hay otro torneo de corte internacional que se haya realizado durante tantos años seguidos, como el Abierto Mexicano. Tampoco, independientemente del futbol, ha habido ningún evento de gran calado que mantenga una relación comercial tan longeva como la que tiene este torneo con HSBC y Telcel, sus principales socios. José Antonio Fernández dice que una de las claves y un pilar de su manera de hacer negocios es la ética.

Parecería un concepto básico, que ni siquiera tendría que alabarse, pero, en México, las cosas pueden ser muy diferentes, sobre todo por el reciente debate y la exposición pública de ayudas, condonaciones de impuestos y demás ejemplos del “capitalismo de amigos” que han permeado en el ecosistema de negocios del país.

“Con la cantidad de procesos, requisitos y procedimientos que hay que hacer, muchos podrían tomar la decisión de quebrar su código de ética para conseguir cosas; nosotros no: pagamos todos nuestros impuestos, estamos al corriente y, si es que pedimos ayuda para acelerar procesos, lo hacemos dentro de la ley y justificamos el porqué necesitamos ese apoyo [apelando a] las fuentes de empleo y la derrama económica que se genera”.

Según Raúl, quien ha estado casi desde el comienzo de la historia del Abierto Mexicano, han pasado por tres momentos complicados a nivel financiero. Uno de ellos, en el año 2000; otro, en la crisis económica de 2008; y, el tercero, hoy, pues el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador suprimió el Consejo de Promoción Turística de México (CPTM) en 2018 y, con ello, finalizaron todos sus contratos de patrocinio de eventos mundiales o nacionales de corte internacional, como los de Acapulco y Los Cabos. En dinero, eso significó 24.2 mdp anuales.

Forbes México le pregunta: “Del 1 al 5, donde 1 es muy fácil y 5 muy difícil, ¿qué tan complicado es organizar eventos deportivos internacionales en México?”.

Raúl responde: “Podrías dejarlo en 3. A veces 4, por el actual momento que vivimos”. José Antonio comenta que “podría ser 4; por ejemplo, en Los Cabos, pues nos quitaron apoyo, [y eso] nos afectó por las inversiones que estamos haciendo”.

Los directores de ambos torneos, Acapulco y Los Cabos, dicen que, en unos tres o cuatro años, Mextenis podría llegar a un mejor equilibrio financiero. Y no es que no lo tengan, pero, justamente, antes de que se anunciara que ya no llegarían los apoyos financieros de Marca México, la empresa (en sociedad con otras compañías) dio a conocer la creación de sendos estadios en las sedes.  Ambas inversiones suponen unos 14 mdd y, con ello, deudas que se tienen que pagar a plazos.

“En la medida que tengamos finanzas sanas, siendo responsables con los gastos y las inversiones, podremos seguir avanzando. Por ahí de 2024 o 2025 estaremos más tranquilos. No es que tengamos la soga al cuello, pero hay que ser precavidos”, dice Raúl Zurutuza sobre lo que se ha comentado en el Consejo de Administración de Mextenis.

Hoy, el Abierto Mexicano de Tenis opera con números negros y, según datos de la empresa, en los últimos cinco años han tenido un porcentaje de venta de boletos del 98%, aunque en Los Cabos todavía operan con números rojos.

“Es parte del proceso que tenemos, y vamos conforme los números que se han pedido y proyectado. Tener menos dinero sin duda afecta, pero existe la capacidad y seriedad para llegar al punto de equilibrio”, reflexiona José Antonio, director del ATP 250 de Los Cabos, el cual, desde su creación, ha destinado 30 mdd a la operación y organización.

Si sumamos el costo de organización de ambos eventos entre 2016 (cuando se jugó el primer torneo de Los Cabos) y 2020, la inversión de Mextenis asciende a 65 o 70 mdd, aproximadamente.

Y, aunque han sido lo suficientemen- te precavidos y el negocio en Acapulco y Los Cabos opera de buena manera o conforme sus trazos económicos se los ha marcado, también han tenido fracasos: el Challenger CDMX y el Abierto Mexicano de Gimnasia.

El caso del torneo de Tenis Challenger supuso una inversión de 6 mdp y, dice Raúl, “fue una pérdida y, como lo comen- tamos, en la empresa no estamos para perder dinero, así que se decidió no hacerlo [ni] un año más”.

Lo mismo sucedió con el Abierto Mexicano de Gimnasia, que tuvo un ciclo de vida de 2011 a 2017, en Acapulco y la Ciudad de México.

“Aprendemos de las cosas que hacemos mal; somos autocríticos, y creo que eso nos ha ayudado a que las empresas nos sigan apoyando, porque no arriesgamos su dinero ni el nuestro”, comenta Zurutuza.

El Gobierno Federal eliminó el apoyo a torneos de corte internacional, como los que organiza Mextenis; y dio al beisbol más de 350 mdp anuales en dinero público. Ante ello, José Antonio Fernández, director del evento de Los Cabos, dice que “ellos también pierden, porque somos una plataforma internacional.

Además de los empleos, la derrama económica que supera, en Los Cabos, los 100 mdp, también se pierde.  A la vez, contribuíamos a la [buena] imagen [del país], cuando, más allá de nuestras fronteras, se habla de la inseguridad, del narcotráfico, pues nosotros mostramos al mundo que podemos hacer las cosas bien y que somos un país que supera todo eso”.

El directivo comentó que le parece “increíble” que otras ciudades de Estados Unidos hayan ya preguntado por el costo para ser patrocinadores del evento, y no urbes mexicanas. “Es el mundo al revés”, dice.

A pesar de ya no contar con el dinero que aportaba el gobierno, recientemente Mex- tenis aseguró su futuro finan- ciero con las renovaciones, por cinco años, con Telcel y HSBC como los socios comerciales más importantes en Acapulco. Por el mismo periodo, ya está cerrado el acuerdo con Banca Mifel en Los Cabos, y Mazda firmó por tres años más en ambos torneos.

La renovación incrementó un 6% los ingresos respecto al acuerdo anterior. Más del 80% de los contratos comerciales de Mextenis están cotizados en dólares. “Tener relaciones de largo plazo nos da garantías para seguir, por ejemplo en Acapulco (con las nuevas inversiones), unos 10 años más”.

Actualmente, los ingresos de Mextenis se distribuyen de la siguiente manera: de 43% a 45%, venta de boletos; de 40% a 43%, patrocinadores; 10%, televisión; y “otros”, 4%. Los ingresos entre 2000 y 2020 superan los 3,000 mdp, de acuerdo con un cálculo realizado por esta publicación.

Una de las cualidades de Renata Burillo, ceo de Mextenis, es que “es una excelente analista de inversiones”, dice Raúl Zurutuza.

“Yo no estudiaba Matemáticas desde la preparatoria, pero aprendí, y siempre he sabido que tengo que manejar con responsabilidad esta empresa, que mi padre [Alejandro Burillo] me permitió dirigir”, comentó Renata, recientemente, en Los Cabos.

Y aunque aún necesitarán unos tres años para compensar la pérdida del patrocino del gobierno mexicano y saldar las deudas contraídas por la construcción de dos estadios, Mextenis sigue estudiando qué más hacer para seguir creciendo en el negocio.

“Por ejemplo, la marca The Greatest Match es algo con lo que vamos a continuar. No sabemos si [contaremos] con Federer, o si aplicaremos otro concepto, si será cada dos años… pero tenemos claro que nos puede beneficiar. Debemos definir la estrategia para detonarlo”, dice Raúl Zurutuza. Según el sitio El Míster, la derrama económica por esa exhibición en la Plaza de Toros México fue de más de 150 mdp.

Roger Federer durante su participación en The greatest match, México 2019. Foto: Daniel Hernández para Forbes México.

Mextenis pretende incursionar en otros deportes (como lo hiciera con la gimnasia, hace tiempo), y ha recibido ofertas al respecto. Actualmente, está en fase de análisis la posibilidad de invertir en torneos o matches de futbol de playa, voleibol de playa o pádel.

“Pero ninguna de estas actividades será más importante que nuestros torneos de [tenis en] Acapulco y Los Cabos, porque son los dos pilares y no los vamos a descuidar”, dice Raúl. “No inventamos nada que no tenga sustento financiero”, afirma, categórico, José Antonio Fernández.

El fair play financiero de Mextenis, hasta ahora, le ha permitido darse el lujo de ser autosuficiente para operar desde hace más de 16 años, sin Grupo Pegaso. ¿Perder dinero? “La tinta roja nunca pasa por mi cabeza para entregarle cuentas a la familia Burillo”, dice Raúl Zurutuza. Fuente:Forbes México. Fotos: Getty Imagenes y Jorge Reyes (Mextenis).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *