PRESUNTA CORRUPCIÓN: Destituyen a Raúl Bermúdez como encargado del Fonatur Cancún

Hasta hace algunos años, ser director del Fonatur Cancún era más importante que el presidente municipal, ya que manejaba un presupuesto superior al del ayuntamiento Benito Juárez.

Redacción/pdC

CANCÚN, 5 de diciembre del 2021.- El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), determinó destituir a Raúl Bermúdez Arreola como encargado de despacho en el Centro Integralmente Planeado de Cancún, Quintana Roo.

En un breve comunicado, el organismo federal precisó que derivado de diversos señalamientos en medios y en virtud de investigaciones iniciadas por el Órgano Interno de Control (OIC) de la entidad, se ha tomado la decisión de separar del cargo a Bermúdez Arreola, con el objeto de que se continúe con las investigaciones correspondientes.

El Fonatur subrayó que colabora en las investigaciones con la Secretaría de la Función Pública a través del OIC para esclarecer los hechos y no tolerará, en su caso, ningún acto de corrupción ni actos ilícitos.

De acuerdo con información que se proporcionó, el Licenciado Mariano Gracia de la Peña será el Encargado de Despacho de la dependencia.Anteriormente, se desempeñó como Enlace Jurídico en Cancún.

Apenas esta semana versiones periodísticas involucraron a Bermúdez Arreola con presuntos actos de corrupción en la renta de una propiedad con fines vacacionales.

Antes, en redes sociales, se le acusó de maltrato a los encargados de un área de ejercicio en el complejo residencial de la zona hotelera donde vive el funcionario.

También genero polémica su decisión de autorizar una glorieta en el bulevar Kukulcan, enfrente de Puerto Cancún.

Hasta hace algunos años, ser director del Fonatur Cancún era más importante que el presidente municipal, ya que manejaba un presupuesto superior al del ayuntamiento Benito Juárez.

Gota que derramo el vaso

Las gotas de estos actos ilícitos que derramaron la copa fueron, primero,  la renta para beneficio personal de la casa presidencial de Cancún, que hasta el mismo presidente se niega a usar; y segundo, la filtración de grabaciones donde muestra su actitud soberbia, ufanándose de ser funcionario de la 4T, donde exigía tener un espacio en gimnasio del desarrollo exclusivo de Isla Dorada, en Zona Hotelera donde vive cómodamente a costa del erario público este funcionario lopezobradorista, ejerciendo a la inversa, la tan cacareada austeridad republicana.

 

En realidad son pecados menores si se toma en cuenta que Fonatur tiene que autorizar los desarrollos inmobiliarios y hoteles que se construyan en la Zona Hotelera, además de tener el poder de ceder terrenos de alta plusvalía a personas y gobierno. Hay que recordar que por ejemplo, en un video, Jorge Emilio González, el llamado «Niño Verde», pedía hace una década, solamente por conceder un permiso del ayuntamiento para la construcción de un hotel, la friolera de dos millones de dólares. Así que cualquier interesado que saque sus cuentas de lo que pudo hacer Bermúdez con el gobierno municipal de Mara Lezama (por ejemplo la donación de terrenos de alta plusvalía al Club Casablanca).

 

El hilo se reventó por lo más delgado. Y está fuera. El anuncio lo dio su jefe, el director general de Fonatur, Rogelio Jiménez Pons, quien aseguró que se hizo a un lado al encargado “para no entorpecer las investigaciones” y sobre el mal uso para beneficio personal, de la Casa Presidencial. El caso ya lo investiga el Órgano Interno de Control (OIC) de la entidad. Habrá que ver cuánto influye la protección política, ya que Bermúdez es familiar de Hernán Bermúdez Requena, un funcionario estrella que sigue en su cargo, después de que el ahora ex gobernador de Tabasco Adán Augusto López Hernández, se fuera como secretario de gobernación.

 

Vale mencionar que Bermúdez  se había opuesto, junto con el delegado, Arturo Abreu, contra el proyecto turístico Gran Island en la Zona Hotelera de Cancún, a sabiendas de que fue el mismo Andrés Manuel López Obrador quien los promovió y anunció en su diaria rueda de prensa, conocida como La Mañanera.

 

 

La «guillotina» parecía anunciada desde días antes. Baste recordar que en su visita por Cancún, hace unos días, el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, recibió la denuncia de un reportero en La Mañanera, donde acusaban al encargado de Fonatur de diversos ilícitos. El presidente se molestó tanto, que suspendió un almuerzo que tenía programado con ellos. Ahí se quedaron esperando los típicos alimentos «chocoslovacos : tamalitos de chipilín, el pozol y dulce de «oreja de mico» que le habían preparado al tabasqueño.

Pese a todo, Jiménez Pons enredó un poco más las cosas al defender a Bermúdez. Dijo que la Casa Presidencial se alquilaba de manera legal por Fonatur, y que la última vez en enero de 2021, al precio de 10 mil 176 pesos por noche. Pero comentó que después de eso alguien más la siguió haciendo negocios. Justificó al mencionar que si bien es cierto que seguía anunciándose y rentándose, también destacó que la cuenta de Airbnb «estaba media chueca», pero indicó que se tiene que aclarar todo. No explicó eso de «chueca», a lo mejor ningún depósito llegó a Fonatur.

La Casa Presidencial de Fonatur (Villas Chakté), ubicada en la exclusiva zona de playas de Cancún, que fue construida por Felipe Calderón, se ofrecía a través de plataformas digitales como Airbnb y Booking al mejor postor. Ya tenía reservaciones llenas por la alta temporada de Navidad y Año Nuevo. El dinero recaudado, iba a parar a sus cuentas personales. Esto fue el último eslabón de la cadena de imputaciones que desde el inicio de la administración federal se le venía haciendo a Bermúdez Arreola.

Con información de Infoqroo y Contracara Online-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *