ESTE DOMINGO LA CONSULTA ¿SIMULADA? DEL TREN MAYA

Serán 67 casillas en 10  municipios de Quintan Roo

CANCÚN, Q. ROO, 13 de diciembre, 2019.- Serán 67 casillas las que se instalarán este domingo, en 10 de los 11 municipios de Quintana Roo, en donde se realizará el escrutinio a la población sobre su aceptación o rechazo al proyecto de desarrollo de infraestructura Tren Maya, y los interesados podrán participar en los centros de votación.

El municipio de José María Morelos fue excluido de esta consulta.

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, ha señalado en varias ocasiones que “el futuro del mega proyecto Tren Maya, dependerá de lo que digan los pueblos originarios en una consulta; y que si dicen que no va, pues no va”.

Lo que no ha especificado, es que la Consulta, en realidad son dos consultas, con alcances y objetivos diferentes, de acuerdo con la convocatoria que emitió su gobierno y el protocolo correspondiente a una de ellas.

La Consulta Indígena, que es la obligatoria y vinculante, no tiene como finalidad que los pueblos originarios expresen si quieren o no el proyecto, si no por qué sí o por qué no y, con base en ello, recoger sus inquietudes para diseñar en conjunto cómo debe desarrollarse la obra para su beneficio.

En pocas palabras, la Consulta Indígena no es para pedir el consentimiento de las comunidades indígenas, sino para saber qué opinan de la obra, de acuerdo a lo que funcionarios del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) y del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), explicaron el 29 y 30 de noviembre pasado, durante algunas de las Asambleas Regionales realizadas en comunidades de los cinco estados por donde pasará el Tren.

En esas Asambleas se presentó el proyecto sólo a las autoridades comunitarias e indígenas, con información general y positiva, hablando de las maravillas que supone la mega obra.

En la etapa deliberativa, actualmente en marcha, esas autoridades deben organizar asambleas en sus comunidades para transmitir lo que vieron y escucharon.

El ejercicio, que pretendió ser un esfuerzo inédito y extraordinario del gobierno, presentó información parcial e incompleta, completa e insuficiente y en algunos casos contó con traducción adecuada del español a la lengua maya peninsular, ch’ol, tzeltal o tsotsil.

El Fonatur omitió exponer los posibles impactos sociales, ambientales, económicos y culturales de la obra, pese a que el director general del Fondo, Rogelio Jiménez Pons, aseguró el 28 de noviembre, en Tulum, que los impactos serían presentados en esas Asambleas, que debían estar a la luz y sobre la mesa.

Tampoco se explicó la operación del Fideicomiso de Inversión y Bienes Raíces (Fibra), que servirá para que los dueños de tierras en las comunidades indígenas se hagan socios del Tren, asunto de relevancia lógica en la toma de decisiones.

En algunos casos no se tocó el tema de la creación de los poblados de apoyo y tampoco se les dijo si el proyecto es económicamente rentable, porque tales datos se harán públicos hasta enero, pasada la Consulta Indígena y el Ejercicio Participativo Ciudadano que es, la otra consulta.

Esta modalidad de consulta no es vinculante, se realizará el 14 y 15 de diciembre, convocando a indígenas y al resto de la población ubicada en los cinco estados, y ahí sí será para definir el futuro del Tren, votando a favor o en contra de su construcción.

Si después de escuchar todo esto, a usted le quedan dudas, se siente confundida o confundido o le resulta medianamente incomprensible, imagínese cómo quedaron los representantes de los pueblos indígenas y cómo estarán las comunidades sobre este proceso que el Fonatur niega que sea una simulación, pero que a ojos de otros, podría serlo.

Para el Fonatur, la coordinación y disposición de las autoridades en conjunto es fundamental para poder llevar a cabo el ejercicio participativo que habrá de determinar la viabilidad del proyecto que beneficiará al Sureste.

Para determinar si dan luz verde o no al proyecto Tren Maya, este fin de semana se realizará una encuesta a los ciudadanos sobre este desarrollo que es un ambicioso proyecto emblemático del presidente de México, Andrés López, que traza un circuito por toda la Península de Yucatán con fines de atracción turística.

Los habitantes de Benito Juárez, Solidaridad, Tulum, Isla Mujeres, Othón P. Blanco, Bacalar, Puerto Morelos, Lázaro Cárdenas, Felipe Carrillo Puerto y Cozumel, podrán participar en la encuesta que se realizará este domingo 15 de diciembre, para decidir sobre el proyecto de desarrollo.

Los mil 460 kilómetros de vía se pretenden construir en cuatro años e iniciar su operación en 2024. La mayoría de las estaciones y desarrollos colaterales se llevarán a cabo a partir de contratos de inversión mixta. Es decir, empresas privadas diseñarán, financiarán, construirán y mantendrán las vías férreas, el material rodante y los sistemas de comunicación.

En el caso de Quintana Roo, el Tren Maya contará con siete estaciones: Cancún, Puerto Morelos, Playa del Carmen, Tulum, Felipe Carrillo Puerto, Bacalar y Chetumal.

En Cozumel se instalarán 10 mesas con 24 mil boletas; en Felipe Carrillo Puerto ocho mesas con 18 mil 800 boletas; en Isla Mujeres tres mesas y siete mil 50 boletas; en Chetumal 10 mesas y 59 mil boletas, en Benito Juárez 10 mesas y 70 mil boletas, en Lázaro Cárdenas tres mesas y siete mil 350 boletas, en Solidaridad 10 mesas y 70 mil boletas, en Tulum cinco mesas y 11 mil 500 boletas, en Bacalar cinco mesas y 10 mil 500 boletas, mientras que en Puerto Morelos se instalarán tres mesas y seis mil 900 boletas.

De acuerdo a la información de la Agencia de Proyectos Estratégicos de Quintana Roo (Agepro), en Cancún se instalarán 10 módulos, que funcionarán de las 8 de la mañana y hasta las 6 de la tarde.

Aun cuando no hay método de contabilizar, los módulos en la ciudad turística de Cancún se localizarán en: el parque El Crucero; calle Tulipanes, frente al parque de las Palapas; en la avenida Tulum, frente al supermercado Chedraui de plaza Las Américas; frente a Walmart de la Nichupté; avenida Bonampak, frente a hotel Fiesta Inn; en la avenida Nichupté, frente al Sanborns de la Gran Plaza; avenida Andrés Quintana Roo, frente a restaurante Italianni’s en Plazas Outlet; avenida Niños Héroes, en la Sm 228, frente a la Mega de plaza Cancún Mall; avenida Tules, en la Multiplaza de Villas del Mar; y en avenida Lak’in, en la colonia El Encanto Multiplaza Lakin.

El Tren Maya conectará las principales ciudades y circuitos turísticos de la región para integrar territorios de gran riqueza natural y cultural al desarrollo turístico, ambiental y social en la región. Con información de Adriana Varillas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *