RECHAZA ONU PROCEDIMIENTO DE LA CONSULTA DEL TREN MAYA

Por no seguir estándares internacionales

El consentimiento de las comunidades indígenas debe ser previo, libre, informado y culturalmente adecuado

CIUDAD DE MÉXICO, MX.- La Oficina en México del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos rechazó el procedimiento de consulta ciudadana organizada por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, AMLO, para conocer la opinión de comunidades afectadas por el desarrollo del proyecto del Tren Maya, al considerar que no se cumplieron los estándares internacionales en la materia, publicó sdpnoticias.com.

En un comunicado, la ONU-DH agradeció la invitación del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), del Fondo Nacional del Fomento al Turismo (Fonatur) y de la Secretaría de Gobernación (Segob) para participar como observadora en el proceso.

La Oficina informó que como parte del acompañamiento solicitado, asistió a cuatro de las 15 asambleas regionales informativas en Tenabo (Campeche) y Dzitás (Yucatán) el 29 de noviembre, y en Xpujil (Campeche) y Reforma (Quintana Roo) el 30 de noviembre.

Asimismo, estuvo en ocho de las 15 asambleas regionales consultivas en Palenque (Chiapas), Tenabo (Campeche), Dzitás y Tunkás (Yucatán) el 14 de diciembre; y en Xpujil, Tenosique (Tabasco), Reforma y Xul-há (Quintana Roo) el 15.

De acuerdo con el organismo internacional, los estándares internacionales establecen que el consentimiento de los pueblos y comunidades indígenas debe ser previo, libre, informado y culturalmente adecuado.

Indicó que la convocatoria y el protocolo de la consulta señalaron como uno de sus objetos establecer acuerdos con las comunidades respecto a su participación en la implementación y la distribución de beneficios, lo cual pudo haber dado a entender que el proyecto se llevaría a cabo, con independencia del resultado del ejercicio.

En cuanto al carácter informado, la Oficina observó que la convocatoria, el protocolo y la información presentada, sólo hacían referencia a los posibles beneficios del proyecto y no a los impactos negativos que pudiera ocasionar.

El ejercicio se planteó en términos de que los consultados avalaron el proyecto con la condición de tener acceso a necesidades básicas como: agua, salud, educación, trabajo y vivienda.

Además, también destacó los bajos niveles de participación, precisamente porque las comunidades no participaron en la planeación de la consulta y muchos no contaron los recursos suficientes para desplazarse a los centros de votación.

La ONU-DH pidió al gobierno de México que los estudios de impacto de proyectos incorporen la participación e información de las comunidades involucradas, todo bajo un enfoque de derechos humanos.

Cabe recordar que de acuerdo con el gobierno del presidente AMLO, en las consultas realizadas el pasado fin de semana, el 92.3% de los más de 100 mil ciudadanos participantes votaron por el “Sí” para el mega proyecto de infraestructura, en tanto que sólo un 7.4% votó por el “No” a la obra. (Fuente: sdpnoticias.com)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *