DEFORESTACIÓN TAMBIEN AFECTA: La tangara azul gris, ave de alas azules amenazada por la captura desmedida

  • Estas aves deben estar libres en su entorno natural y no encerradas. Es una especie acostumbrada a volar más de 600 kilómetros diarios. “Que de pronto la tengas capturada y la tengas en un cuadrito le generará una gran cantidad de estrés”, dice experto.

Redacción/PDC

MÉRIDA, viernes 13 de mayo, 2022.- La Tangara azul gris (Thraupis episcopus), es un ave con alas de un hermoso color azul, que suele verse en los parques y en zonas arboladas de la ciudad.

Si bien no es una especie en peligro de extinción, su principal amenaza es el humano, pues muchos las capturan para “decorar” sus casas o comercializarlas; aunado a la deforestación de las áreas verdes.

Esta práctica ilegal constante genera una degradación de la especie, advirtió Ernesto Gómez, coordinador del programa de Conservación de Aves de Pronatura de la península de Yucatán.

El especialista explicó que es una especie común para la península y es residente, es decir que pasa todo el tiempo en la región, no es migratoria. Llega a medir hasta 20 centímetros cuando es adulta completamente, y se puede ver otros países como Bolivia.

El maestro en Ciencias detalló que en Mérida se le puede ver en los jardines y parques. Se alimenta de frutos, semillas, además su dieta incluye algunos insectos, arañas, incluso flores.

Tiene color gris en la parte de la cabeza y del vientre y azul en la espalda y las alas.

Por sus atractivos colores, es capturada para su venta y usada como ave de ornato. Se comercializa de manera ilegal. Aunque no se conoce a detalle el impacto de esta práctica, reconoció que sí suelen verse a esta especie encerrada en jaulas o “bocatrampas”.

“Hay una tasa de captura muy alta, pero no sabemos cómo se esté comportando la población en el medio natural, sin embargo, sí puede haber un proceso de degradación de la especie al estar en constante captura”, advirtió.

Por eso, recalcó, hay que hacer consciencia, estas aves deben estar libres en su entorno natural y no encerradas. Es una especie acostumbrada a volar más de 600 kilómetros diarios. “Que de pronto la tengas capturada y la tengas en un cuadrito le generará una gran cantidad de estrés”, comentó.

Esto, agregó, ocasiona una degradación del plumaje, de sus picos por querer escapar. Se van deformando. Viven más, pero sufren por más tiempo, subrayó.

Papel ecológico

Por otro lado, indicó que esta ave es muy importante para los ecosistemas, ya que a través de sus heces fecales, ayudan a un proceso de recuperación de la selva; que sirven como abono para la tierra y las semillas que comen y luego se siembran.

Aunado a esto, añadió, al comer insectos son controlados de plagas, como los moscos, las moscas.

Origen de su color

El coordinador del programa de Conservación de Aves de Pronatura explicó que el orden de su color no se da por un pigmento orgánico, como el caso de los flamencos que adquieren su peculiar color al comer un crustáceo, que contiene carotenoides, que se encuentran en la zona donde se alimentan.

Thraupis episcopus / TANGARA AZUL GRIS

Medidas: Es un ave de 15.5 a 18 cm de longitud

Color: de color azul-gris claro, con alas y cola de color azul-verde más intenso, una tonalidad tenue azul-violeta en los hombros, la cabeza ligeramente más clara que el resto del cuerpo, maxila negra y mandíbula gris azulada, patas azul-grisáceas Su voz es ruidosa, compuesta por vocalizaciones suaves mezcladas con silbidos agudos y, cuya onomatopeya castellanizada es tssiuutssiuu seguido de notas breves y, repetitivas.

Ubicación: Su distribución geográfica abarca México y hasta países como Bolivia.

Alimentación: Se alimenta de frutos, semillas, además su dieta incluye algunos insectos, arañas, incluso flores.

Especial: La Jornada (Fauna nuestra)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *