LA CORRUPCIÓN DE CARLOS JOAQUÍN CANCELA EL PUENTE NICHUPTÉ

Empeñado en imponer a Mara Lezama como su sucesora para seguir cometiendo toda clase de atracos, el gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador pospone la construcción de esta importante obra, por lo menos hasta que se vaya Carlos Joaquín, del inmueble de la 22 de enero.

Redacción/pdC

CHETUMAL, QUINTANA ROO, 15 DE SEPTIEMBRE DE 2021.- La ambición desbocada del aún ocupante de la sede de gobierno de la calle 22 de enero en Chetumal, Carlos Manuel Joaquín González, ha provocado que el presidente Andrés Manuel López Obrador cancele temporalmente la construcción del puente vehicular sobre el Sistema Lagunar Nichupté, el cual busca conectar la zona hotelera de Cancún con la ciudad, lo que disminuiría el tráfico en la zona turística.

Desde hace más de 20 años de gobiernos federales del PAN y del PRI y de los mandatarios de Quintana Roo, Félix Gonzáles, Roberto Borge y ahora Carlos Joaquín ha intentado llevar a cabo este importante obra, otra vez volverá a quedar en proyecto por lo menos hasta que termine en octubre de 2022, el período del aún gobernador.

El proyecto fue expuesto por Eduardo Ortiz Jasso, titular de la Agencia de Proyectos Estratégicos (Agepro) en una reunión realizada por el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) del Caribe; en la que declaró que la construcción sería a través de un esquema de inversión de infraestructura conocido como Asociación Pública-Privada (APP).

En septiembre del 2020 se anunció que el gobierno federal aportaría 2,000 millones de pesos a la construcción del puente Nichupté.

El anuncio fue hecho por Arturo Herrera, titular de la SHCP, en gira de trabajo por la zona norte de Quintana Roo, donde además anunció la liberación de recursos del Fondo Metropolitano para Cancún como medida para paliar el recorte en los recursos del Presupuesto de Egresos de la Federación del 2021

Sin embargo, la manera y el estilo de “gobernar y administrar” los recursos públicos por parte de Carlos Joaquín González, donde prevalece la corrupción, el nepotismo, la ineficiencia, las injusticias, el despilfarro y el burocratismo, ha provocado que el gobierno de la 4T, tenga que aplazar su intención de llevar a cabo la obra.

Desde que llego a la gubernatura del estado, Carlos Joaquín se ha dedicado a privilegiar los negocios al amparo del poder en detrimento de las y los habitantes de Quintana Roo, quienes están hartos de la inseguridad en los 11 municipios, la falta de oportunidades desarrollo y el deterioro del tejido social.

Con el eslogan de ser “el gobierno de cambio” tras el desastre dejado por sus antecesores, los priistas Félix González y Roberto Borge, sobre todo este último, que permanece encarcelado desde enero de 2018 en un penal del Estado de Morelos.

Además de todos estos problemas sociales que está dejando Recientemente, el Congreso del estado aprobó autorizar al gobierno de Quintana Roo obtener uno o varios financiamientos, o la colocación de deuda en mecanismos bursátiles, por hasta 820 millones de pesos.

La nueva deuda compromete por 20 años 25% de los recursos federales que recibe la entidad.

En teoría, los recursos deberán ser usados para la realización de 102 obras planeadas.

Entre las obras a realizar, Carlos Joaquín anunció la construcción del parque de la Equidad en Cancún por un monto de 250 millones de pesos y el mejoramiento del Malecón de Chetumal por 140 millones, que los hace dos de los proyectos más cuantiosos enlistados en el documento.

Sin embargo, no se necesita ser un experto para determinar que en esas dos obras ni siquiera están empleando el 10 por ciento de los recursos anunciados.

Hasta antes de ese préstamo, lo gobiernos priistas de Quintana Roo, incluyendo el del ahora panista Carlos Joaquín, tienen al estado al borde del colapso con una deuda superior a los 23 mil millones de pesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *