TERCER COLOQUIO DE GRÁFICA DE CANCÚN. Gélidos vientos, empeñosos grabadores, ideas a granel para generar comunidad: Grabado final

Estudio Creativo, enclave estético en Puerto Juárez, fue la sede de un diálogo entre generaciones y colegas en el Coloquio de Gráfica de Cancún. Foto: Estudio Creativo

 

Arturo Mendoza Mociño

Puerto Juárez, Quintana Roo, a 17 de noviembre de 2018.- Edgar Argaez, mejor conocido por sus amigos y colegas como “Bacalao”, por haber nacido en Bacalar,  empuñó la armónica hacia las 8:11 horas de la noche del viernes para que hondas vibraciones blueseras se fusionaran con los gélidos vientos que enmarcaron la tormenta de ideas y opiniones, reflexiones e interrogantes, con las que cerró el Tercer Coloquio de Gráfica de Cancún organizado, con terquedad y osadía, por Proyectos Educativos de Arte AC.

La primera plancha de aquel diálogo se extiende con toda su ductibilidad  sobre la terraza de Estudio Creativo, en Puerto Juárez, al lado del mar y bajo una noche estrellada, y se traza la primera línea del grabado con los mejores parabienes del crítico e historiador de Arte José Manuel Springer para que la artista plástica Marycarmen Pérez, artista anfitriona del evento, se recupere de una convalecencia médica que le impidió acompañar a la veintena de artistas e impresores de todo el país y Canadá se reunieron en Cancún, Felipe Carrillo y Puerto Juárez para enseñar su pasión y para avizorar el futuro de las artes gráficas.

El historiador y crítico de arte José Manuel Springer lanzó varias interrogantes que tanto creadores como impresores participantes en el coloquio respondieron con precisas revelaciones y críticas por igual. Foto: Divertimento.

 

Springer opera esta noche ártica como el tórculo que tuerce más los engranajes de la imprenta para derramar las tintas de la meditación y el diálogo. Lanza preguntas provocativas, sacude ánimos, mece y esparce momentos pasados y señas de identidad del presente. Su voz se escucha desde una bocina central que, a manera de sol, irradia interrogantes:

  • ¿La gráfica es una herramienta de cambio?
  • ¿Qué entendemos por artes gráficas?
  • ¿Cuenta la gráfica con una voz particular entre todas las plataformas que existen hoy en día?
  • ¿Se ha cambiado “el ser” de la gráfica con las nuevas tecnologías?

 

Cierto, la multidisciplinariedad en las artes plásticas no es reciente. Existe, por lo menos, desde hace dos décadas, pero ahora, en el tsunami de selfies e instragram, la gráfica está explorando nuevos territorios de expresión y, claro, producción.

Marc Siegner, catedrático de la Universidad de Alberta, se declarado alarmado porque los alumnos millenials son cada más inútiles para realizar tareas físicas y se les dificulta cargar cosas, desplazar un rodillo y, la característica desconcentración mental por estar inclinados buena parte del tiempo hacia las pantallas de su celular, parece haber mermado sus músculos. Foto: Divertimento.

 

Marc Siegner, catedrático de la Universidad de Alberta, contribuye a este grabado colectivo con varios trazos de lo que ocurre en Canadá en los últimos años: Recortes presupuestales han llevado a prescindir de docentes veteranos que son sustituidos por académicos cada vez más jóvenes y, casi como requisito laboral, recién egresados de la institución. Eso ha provocado una reducción en la investigación de nuevas técnicas y, también, fenómeno imparable, una mayor presencia de estudiantes de origen asiático porque, para conseguir fondos emergentes, se ha flexibilizado un modelo educativo donde nadie resulta reprobado. Ahora, se lamenta Siegner, todos los estudiantes del área de gráfica estudian sin ningún obstáculo si pagan su cuota correspondiente y, claro, faltaba más, ahora las impresiones se hacen desde los teléfonos digitales.

Las risas que desata su siguiente trazo sintetiza una realidad de esta época. Según el canadiense que porta un sombrerito negro los alumnos millenials son cada más inútiles para realizar tareas físicas y se les dificulta cargar cosas, desplazar un rodillo y, la característica desconcentración mental por estar inclinados buena parte del tiempo hacia las pantallas de su celular, parece haber mermado sus músculos. Así, los necesarios bíceps para redoblar el tórculo se está perdiendo en estos días.

Luisa Estrada, quien en alianza creativa con el catalán Guillem Font creó el proyecto “Ruta Gráfica” donde se impartieron talleres de grabados a niños del sureste del país, grabó en la plancha de ideas lo que ha visto en Oaxaca: la presencia de un turismo gráfico que es atendido por una producción local que, a su parecer, es cada vez más similar hasta convertirse en otra artesanía más de aquella tierra donde Dios nunca muere.

Bacalao, ese artista que nació en Bacalar con el nombre de Edgar Argaez, abrió el coloquio con acordes blueseros y apuntó los riesgos de la la homogeneización estética. Foto: Bacalao

 

Bacalao, el nombre artístico con el que difunde su obra Edgar Argaez, retoma el grabado en ese punto donde se detuvo Estrada para trazar dos ribetes: Ante la homogeneización de las técnicas y los tópicos de los grabados oaxaqueños es, necesario, un giro de timón para generar un contenido porque, más allá de la técnica, importa más el discurso creativo, la voz autoral.

Argaez-Bacalao celebra, en otro trazo, que en el norte del país, donde radica, los profesionistas nacidos en los años 80 y 90 han empezado a crear un mercado de consumidores de arte porque empiezan a gustar de los productos visuales que, insiste, tienen en la homogeneización la principal causa que puede volver aburrida a la gráfica.}

La dibujante Dulce Chacón consideró que un creador que está creando en comunidad ayuda a difundir más el conocimiento entre más personas. Foto: Fb Dulce Chacón

 

Dulce Chacón, dibujante interesada en los mapas celestes y lo que éstos arrojan sobre esta esfera azul llamada Tierra, hunde el punzón de su reflexión en lo importante que ha sido para todas las artes la creación de públicos, sea video, llámese performance, o, como ocurre en esta noche de vientos fríos sostenidos, artes gráficas. Considera que Oaxaca, por la cantidad de grabadores, ya es todo un caso de estudio. Celebra que la tierra de Francisco Toledo y un arcoíris mezcalero sea un centro de arte como ocurrió alguna vez con Monterrey y que, además de la gráfica de gran calidad que tiene, posean esas obras el valor simbólico de “ser oaxaqueño” porque ese sentimiento genera un sentido de “comunidad”.

Ahora se han vertido varias tintas de realidad mexicana. Que en Oaxaca varios creadores rescataron el espíritu del Taller de Gráfica Popular en 2006 para apoyar las protestas populares y que varios de los talleres y las placas en aquel momento aún son empleadas para producir obra gráfica que, dentro del Parque de Diversiones que puede ser Oaxaca, ha creado un nuevo personaje urbano: los niños que venden arte haciéndose pasar por oaxaqueños cuando en realidad son chiapanecos y forman de vergonzantes cadenas de trata de personas.

Springer gira otra vez su tórculo inquisitivo. Se pregunta, interroga, lanza buscapiés reflexivos:

  • La gráfica, ¿es arma o herramienta?
  • La gráfica, usada por el gobierno, genera logos, eslóganes, imágenes icónicas, pero qué está generando esa tipografía escultórica que se ha extendido por todas las ciudades mexicanas para recordarles a las personas que están en CDMX, Cancún o Xalapa.
Guillem Font (hincado) impartió un Taller de Intervención Mural de la Universidad La Salle Cancún durante la Tercera Edición del Coloquio de Gráfica Cancún. Foto: Divertimento.

 

El catalán Guillem Font considera la gráfica es la mejor herramienta para sensibilizar niños porque en su proyecto “Ruta gráfica” descubrió que en todos los talleres impartidos en el sureste del país los grupos, con un cupo de 25 niños, eran insuficientes dada la demanda que despertaron en comunidades de Chiapas o Quintana Roo, distinto, muy distinto, a lo que ocurría en Ciudad de México donde los grupos eran menores y, además, los pequeños participantes por momentos se sinceraban y decían estar aburridos con las clases. Mejor comprobación de la dispersión generada por la era digital, consideró Font, no puede haber.

 

 

Desde Guanajuato, José Luis Méndez vino hasta Cancún para impartir un taller de Electrograbado en un Bachilleres de la ciudad.

Se reconoció el papel de “arma visual” que tuvo la gráfica durante el movimiento estudiantil de 1968 en México porque los estudiantes de artes plásticos decidieron ayudar a sus pares en la divulgación de sus peticiones con lo que no era fácil de censurar por el gobierno. Varios de ellos, se recordó, retomaron herramientas que no se habían usado en las manifestaciones. Se pintó. Se grabó muchísimo.

A final de cuenta, aquel 68, significó un cambio nacional, pero también un cambio en las artes gráfica porque se demostró que la gráfica ya no era nada más La Catrina.

Pero también la gráfica, recordó la celeste Dulce Chacón, tiene el valor social de convertirse en una simbología como la que ha marcado la historia del metro porque se pensó, antes de su realización, como una guía para aquellos no sabían leer como ocurría también en los primeros días del muralismo.

Chacón, que se enorgullece de su educación pública, sostiene en desplazamiento de tintas históricas que el papel de ellos como artistas e impresores es la divulgación del conocimiento. Conseguir que ese saber no sea sepultado sino compartido.

La pregunta clave, insiste, es no cómo creas conocimiento sino cómo se divulga mejor. Porque, en su parecer, un individuo que está creando en comunidad ayuda a difundir más el conocimiento entre más personas.

El organizador de este coloquio, el promotor cultural Antonio Uribe, resaltó que Cancún aún requiere más arte y más cultura como herramienta de cambio social y como generadores de pensamiento creativo. Tales son las razones por las que se realiza cada año el Coloquio de Gráfica en la capital turística de México.

Y respondió a la pregunta que, año tras año, le formulan por doquier: ¿Por qué no realizas tu coloquio en un mismo lugar? Fácil, confesó Uribe, para integrar en cada edición nuevas audiencias y regiones que conforman una ciudad colmada de emigrantes.

También en la Universidad La Salle se impartieron varios talleres de grabado y dibujo.

 

Tras el secado de las tintas, de apretar y apretar la tuerca del tórculo, llegó el momento de lavar la lámina del grabado para ver el resultado final y el augurio de los presentes sobre el futuro de su querencia.

Lejos del pesimismo, Springer destacó las razones de la supervivencia del grabado en los tiempos del Instagram en una sencilla oración: La gente ve el Instagram dos segundo y se muere la imagen porque la imagen, aún en papel revolución, como puede ser el más humilde grabado, la gente lo conserva.

Que las artes gráficas, realizadas sobre planchas de madera, metal, linóleo o piedra, con infinidad de tintas y procesos de deslavado, hayan sobrevivido por tanto tiempo, consideró Chacón, es porque, para apreciarlas y disfrutarlas, se tienen que ver “en vivo” y no en pantalla.

Ricardo Sanabria, impresor de Rinoceronte Magenta en Toluca, Estado de México. Foto: Ricardo Sanabria

 

Y apuntó el impresor Ricardo Sanabria, alma y fuerza del taller toluqueño Rinoceronte Magenta, la gráfica persiste porque comparte sus añejos y nuevos conocimientos con mucha gente porque se trata de una de las disciplinas artísticas más colaborativas que existen y porque, ocurra lo que ocurra en el país, hay que preocuparse por los demás y el arte brinda más de una respuesta a tantas dudas que existen.

10:39 de la noche. Vientos árticos, arrullo de estrellas. Artistas con alma de pingüino, bigotes de yeti y acalambrados huesos de salvajes tigres de la nieve deciden seguir su discusión en otro lugar lejos de Puerto Juárez. Se embarcan en una travesía hacia el bar underground Mora Mora pero esa odisea, dirían los clásicos más clásicos, es otro grabado que requerirá otros punzones, láminas y tintas para contarse.

En Divertimento se gestaron decenas de grabados que corroboran la persistencia de las artes gráficas en los tiempos del selfie. Foto: Divertimento

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *