Enrique Alfaro flaquea ante AMLO y plantea “corregir el rumbo” de su relación

  • El Gobernador de Jalisco insistió que entregaría las pruebas al presidente -a quien calificó de “hombre de bien, que no haría algo para lastimar a Jalisco- que demostrarían la intervención del gobierno federal en las manifestaciones violentas del pasado 4 de junio acerca del caso Giovanni López

Redacción

ZAPOPAN.- El presidente Andrés Manuel López Obrador y el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, acordaron dejar de lado sus diferencias políticas por el bien de los ciudadanos.

Durante la conferencia de prensa matutina realizada en Zapopan, el presidente mencionó que “podemos tener diferencias y eso es consustancial a la democracia. Nadie debe alarmarse, la democracia es pluralidad, es el derecho a disentir”.

Sin embargo, precisó que “en asuntos que tienen que ver con la seguridad del pueblo, con garantizar la paz, la tranquilidad de los ciudadanos, estamos las autoridades obligados a actuar de manera coordinada, a hacer a un lado las banderías partidistas”.

Por su parte, Enrique Alfaro dijo que valora la visita del presidente en tiempos complicados.

“Su presencia aquí es una señal clara de que podemos superar los momentos de tensión que se han vivido para cerrar filas con usted por el bien de México”.

Agregó que hará todo lo posible para alcanzar ese propósito. “Asumo con entereza y humildad, la responsabilidad de corregir lo que yo haya hecho mal, usted tiene mi respeto y mi aprecio. Sé que Jalisco cuenta con su presidente”.

Enrique Alfaro recula recalcó que busca reconstruir la relación entre ambos gobiernos y le propuso “corregir el rumbo para iniciar una nueva etapa de diálogo y cooperación por el bien de México”, con base en el respeto.

“Solo pedimos ser escuchados, que los asuntos de interés nacional, en los que los estados que formamos este país no estemos de acuerdo con la federación sean puestos sobre la mesa con voluntad para encontrar una salida”.

Enrique Alfaro ejemplificó que uno de los temas en que existió diferencia es el de energías limpias, donde se tuvo que acudir a una controversia constitucional, pero espera lograr un consenso.

Dijo que cuando existe coordinación se pueden enfrentar retos complejos, como es el caso de la inseguridad donde ya se logró reducir la incidencia delictiva en la entidad.

La última confrontación pública que tuvieron ambos gobernantes fue cuando Enrique Alfaro acusó al gobierno federal de estar detrás de la primera manifestación violenta que se registró el 4 de junio en el centro de Guadalajara, tras conocerse que unos policías municipales habían matado a Giovanni López por no usar cubrebocas.

En la conferencia de este jueves, Alfaro mencionó que entregaría las pruebas al presidente -a quien calificó de “hombre de bien, que no haría algo para lastimar a Jalisco- que demostrarían la intervención del gobierno federal en las manifestaciones violentas del 4 de junio.

Pacto fiscal

El gobernador insistió en que sin la ayuda de la federación los estados no podrán hacer frente a la crisis económica que se vive actualmente “de proporciones nunca antes vistas”, por lo que refrendó su petición de convocar a un nuevo pacto fiscal “justo y equitativo” para que las finanzas públicas puedan jugar un papel importante en el proceso de reactivación.

Aclaró que no se trata de “extender la mano para pedir más recursos. No.  Se trata de acordar una estrategia que nos permita salir adelante como país”.

Dicha estrategia, dijo, debe construirse en consenso con la iniciativa privada “sin eventos protocolarios, sin agendas particulares disfrazadas del bien común, pero también construidas sin descalificaciones entendiendo que son muchos más los empresarios mexicanos buenos que los malos”.

Con información de Proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *