SUSPENDE E INVESTIGA FISCALIA DE CDMX A JUECES POR LIBERAR A EX-CEO DE AMAZON MÉXICO SOSPECHOSO DE ASESINAR A SU ESPOSA

La indignación por el feminicidio de Abril Pérez provoca la suspensión de dos jueces en México

La víctima, asesinada el lunes, había denunciado en enero el intento de homicidio de su exmarido y estos dos jueces estuvieron implicados en que el acusado quedara en libertad

CIUDAD DE MÉXICO, 29 de noviembre de 2019.- Abril Pérez Sagaón, de 48 años, hizo lo que en México hace menos de un 10% de las mujeres. En enero denunció que su exmarido había querido matarla.

Después de años de ocultar los golpes, consiguió que fuera procesado por intento de homicidio. Y hasta ahí ha llegado su historia.

Tras el recurso de su expareja, un juez consideró que el delito más apropiado era violencia intrafamiliar.

La nueva sentencia convirtió a un presunto asesino en un hombre que podía librar la cárcel. La batalla legal de Abril terminó este lunes con dos tiros en su cabeza y en el cuello. La indignación nacional por el caso ha provocado la suspensión de dos de los jueces implicados en el proceso.

En un comunicado, el Poder Judicial de Ciudad de México ha informado este viernes que Federico Mosco González y Luis Alejandro Díaz Antonio habían sido suspendidos de su puesto. Unas horas antes, la oleada de críticas apuntaba directamente al sistema de justicia mexicano. El mensaje para muchas mujeres tras el feminicidio de Abril era claro: si denuncias te matan; si no denuncias, también.

Aunque los magistrados han sido apartados del cargo, no se ha hecho pública ninguna sentencia del caso. Algo que reclaman las organizaciones de derechos humanos, para conocer cuál fue la lógica procesal mediante la cual un juez decide que el testimonio de una víctima, los informes médicos e incluso el testimonio de un hijo adolescente —que le salvó la vida a su madre aquella noche de enero— no son suficientes. “Las sentencias no son públicas en la práctica. Tendríamos que conocer el número de expediente para tener acceso a algunas de ellas. Pero ese número solo lo tienen las partes interesadas. De manera que no podemos hacer un diagnóstico sobre cómo se juzgan los casos de violencia de género en México”, señala la directora de la asociación Equis Justicia para las Mujeres, Ana Pecova, que lleva años exigiendo transparencia.

El caso de Abril ha escandalizado a un país donde mueren asesinadas 10 mujeres al día (la más alta de la historia) y donde más del 90% de los delitos no se denuncia. Mientras un hombre en moto le descerrajaba dos balazos ante el horror de sus dos hijos que viajaban con ella, a unas calles de ahí, en la avenida Paseo de la Reforma, miles de jóvenes destrozaban paradas de autobuses a martillazos para que México no diera más una noticia como esta. No hicieron falta ni 24 horas.

El debate estos días giraba en torno a si destrozar el mobiliario urbano era la “mejor forma de manifestarse”. Las críticas de muchos hacia la ira de las mexicanas, que alegaban no haber sido escuchadas durante décadas mientras los homicidios no dejaban de aumentar, se silenciaron temporalmente después de conocer la tragedia de Abril. Y el movimiento feminista encontró en #JusticiaParaAbril un nuevo símbolo en su lucha. El baile que hizo viral al movimiento de Chile con el himno Un violador en tu camino, lo han replicado este viernes cientos de mexicanas en el zócalo de la capital.

Carpeta de investigación

La Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México inició una carpeta de investigación contra dos jueces y un magistrado que liberaron a quien fuera CEO de Amazon México, Juan Carlos García, quien es el principal sospechoso del crimen de su esposa Abril Pérez Sagaón, el lunes pasado en la Ciudad de México, publicó El Financiero.

La mujer fue asesinada el lunes pasado tras haber sufrido un intento de feminicidio por parte de Juan Carlos García, con quien estuvo casada. Y aunque el individuo estuvo preso, a principios de noviembre un magistrado y dos jueces facilitaron su libertad.

El magistrado Héctor Jiménez López le concedió el cambió de medida cautelar y dijo que le quitarían la prisión preventiva, un juez Federico Mosco González le reclasificó el delito de feminicidio en grado de tentativa a violencia familiar y un segundo juez, Carlos Trujillo, ordenó, el 8 de noviembre pasado, la libertad del detenido.

Al respecto, la Suprema Corte descartó que los implicados en el caso pertenezcan al Poder Judicial de la Federación, al señalar que se trata de miembros del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México.

Por tanto, la procuraduría capitalina anunció el inicio de las acciones legales necesarias con la finalidad de procurar justicia y proteger a víctimas indirectas (familiares de Abril).

“Dichas acciones, contemplan una queja ante el Consejo de la Judicatura con relación a la actuación de dos jueces de control y un magistrado, así como dar vista a la Fiscalía de Servidores Públicos para iniciar una investigación al respecto”, detalló en un comunicado.

Recordó que en enero de 2019, la víctima presentó una denuncia ante el Ministerio Público de la PGJ por lo que se inició una carpeta de investigación, misma que se judicializó para formular imputación al probable responsable de la comisión del delito de feminicidio, en grado de tentativa.

Agregó que derivado de ello, un juez de control dictó auto de vinculación a proceso en contra de Juan “N” y le fijó prisión preventiva oficiosa hasta que el pasado 8 de noviembre que se ordenó la libertad del imputado.

El Ministerio Público apeló la resolución al argumentar que la vida de la víctima estaba en riesgo, sin embargo, el juzgador solamente concedió la prohibición de acercarse a la víctima y a su menor hijo, así como de no salir del país”, dijo la dependencia capitalina.

Señaló que la Procuraduría lleva a cabo, a través de la Fiscalía de Homicidios, la investigación correspondiente para ubicar y detener al o los probables responsables del crimen. (Fuente: El Financiero)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *