¿SIMULACIÓN?: Separan de su cargo a más de mil funcionarios de migración

  • Sin embargo, extranjeros señalan que trámites que ingresaron desde hace varios meses e incluso más de un año, no han sido resueltos
  • Denuncian que personal del INm les exigen “cuotas o moches” de hasta 6 mil dólares para autorizar y resolver trámites

Redacción/PDC

CIUDAD DE MÉXICO.- Por actos de corrupción, mil 40 servidores públicos fueron separados de sus cargos en diversas delegaciones en el País del Instituto Nacional de Migración (INM), en el último año.

Así lo dio a conocer el director del INM, Francisco Garduño, ante la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, en la presentación del programa de modernización administrativa del instituto.

De acuerdo con Garduño, la mayoría de los exfuncionarios de migración renunciaron tras ser exhibidos por el sistema de cámaras.

Garduño dijo que entre quienes abandonaron la institución se encuentra el ex subrepresentante en la Ciudad de México, cinco subdirectores y cinco jefes de departamento.

El comisionado aseguró que todo el trámite que llevaban a cabo los extranjeros para formalizar su estancia en su país estaba lleno de obstáculos para favorecer la solicitud de dádivas.

“Había gente que (temprano) distribuía fichas, 300 fichas y se quedaba con 20 para el que llegaba a las 11 de la mañana. Entonces les vendían esas fichas a 300 pesos, un acto de corrupción total”, dijo Garduño sobre prácticas de corrupción en trámites de ciudadanos extranjeros.

El director del INM puso como ejemplo que se vendían 20 fichas a 300 pesos, al menos durante cinco días, “por eso querían estar en ese servicio”.

Garduño aseguró que esta red de corrupción entre los funcionarios orillaba a migrantes a recurrir a “coyotes”, para obtener documentos.

Sin embargo, extranjeros señalan que trámites que ingresaron desde hace meses e incluso más de un año, no han sido resueltos

Denuncian que personal del INM les exigen “cuotas o moches” de hasta 6 mil dólares para autorizar y resolver trámites.

“Tan sólo por un  permiso de salida y entrada que el pago de derechos cuesta 350 pesos, funcionarios del Instituto en todas las delegaciones del País, exigen hasta mil dólares de moche para autorizar el trámite”, señaló un extranjero que pidió el anonimato.

Una ciudadana de nacionalidad argentina dijo que ingreso su trámite de renovación de tarjeta de residente temporal desde junio del año pasado y no le han resuelto, pero alguien del INM se acercó y le dijo que con 4 mil dólares le autorizan su plástico.

El Instituto de Migración argumentó que para eliminar estas prácticas, también digitalizaron la ruta del trámite, eliminaron pasos y establecieron controles para agilizar trámites que tardaban seis meses, y reducirlo a 40 minutos.

Tan solo en el trámite de estancia por razones humanitarias el rezago es de 16 mil casos.

Toda esa corrupción, expuso, hacía que cualquier trámite que acudían a realizar los extranjeros demorara meses, pues siempre les pedían un nuevo documento o le rechazaban los que presentaban y, eventualmente, los mandaban con los “coyotes”.

un año, no han sido resueltos

Denuncian que les exigen “cuotas o moches” de hasta 6 mil dólares para autorizar y resolver trámites

Para eliminar esas prácticas, además de dar de baja a más de mil empleados, dijo, se realizó una reingeniería de todo el proceso, se digitalizó la ruta, se eliminaron pasos innecesarios, se establecieron controles y hoy día, trámites que demoraban medio años, se realizan en 40 minutos.

De acuerdo con el funcionario público, y en relación con los servidores separados de su cargo, el nuevo sistema digital implementado en el INM combate actos irregulares y, con ello, se inhibe la corrupción.

“Hay un control en los sistemas para saber quién atendió a un migrante y saber si hubo una inconsistencia, o un acto indebido”.

De acuerdo con el mismo INM, el año pasado se realizaron 414 mil 776 trámites migratorios.  Este año, a pesar de la pandemia, se han llevado a cabo 190 mil 749 trámites.

Sánchez Cordero atestiguó los cambios realizados en la sede central del Instituto en Polanco, en donde se reconvirtieron espacios, se cambió el equipo de cómputo y se instalaron sistemas para la digitalización de la toma de huellas digitales, firma y fotografía.

En tanto, Sánchez Cordero dijo que este es el cambio más importante que ha tenido el Instituto de Migración en los últimos años y felicitó a la dependencia.

“Esto es un antes y un después. Es un cambio paradigmático, no cabe duda que el antes era una tramitología mal atendida, las personas hacían largas colas, no tenían, en muchas ocasiones, una normatividad clara la atención”, dijo antes de dar el recorrido por la sede.

Con información de Animal Político

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *