ALBERTO FERNÁNDEZ TOMA POSESIÓN COMO PRESIDENTE DE ARGENTINA

“Argentina tiene la voluntad de pagar, pero no tiene los recursos para hacerlo”

El mandatario entreante promete luchar contra el hambre y acabar con el rencor como recurso político

Fiesta peronista en las calles: “Presidente, Alberto presidente”

Una multitud se moviliza en el centro de Buenos Aires para acompañar la toma de posesión del nuevo presidente argentino

BUENOS AIRES, ARGENTINA, 10 de diciembre, 2019.- Alberto Fernández asumió este martes la presidencia de Argentina. La expresidenta Cristina Fernández de Kirchner lo acompañará durante cuatro años como vicepresidenta. Fernández juró como presidente en una ceremonia de dos horas celebrada el Congreso, donde el líder peronista recibió los atributos del mando de manos de su predecesor, Mauricio Macri.

Fernández dio un discurso de unos 40 minutos y se dirigió más tarde hacia la Casa Rosada. En la plaza de Mayo se reunió una multitud para apoyar al nuevo mandatario. Allí se celebró un concierto durante toda la tarde.

Alberto Fernández hizo una descripción dramática de la situación en Argentina. Dijo que asumía la presidencia de un país “en virtual default” y “con el 40% de la población en situación de pobreza”. En referencia a la deuda, lanzó un mensaje diáfano: “El país tiene la voluntad de pagar, pero no tiene recursos para hacerlo”. La crudeza empleada para hablar de la crisis económica contrastó con el tono conciliador del discurso con que inauguró su mandato. Ante las dos cámaras del Parlamento y numerosos invitados extranjeros, Fernández llamó a la fraternidad y a “superar el muro del rencor y el odio” en política. “Quiero ser el presidente que escucha, el presidente del diálogo”.

Fernández insiste en que el sistema judicial está hecho “para perseguir opositores”. “Se terminaron los operadores judiciales y los linchamientos mediáticos que todos los días soportamos”, repite Fernández, con conceptos que desplegó en su discurso frente a la Asamblea.

“Han pasado cuatro años difíciles, cuatro años escuchando decir que nosotros no volvíamos más, pero esta noche volvimos. Gracias argentinos, aquí estamos, hemos vuelto. Ahora a trabajar”, cierra Fernández. Caen ahora papeles celestes y blancos sobre el escenario.

“Al pasado, de aquí en más, recordémoslo para que no se repita. Al tiempo de salvate vos, le vamos a imponer un tiempo de solidaridad”, dice Fernández.

Fernández recuerda ahora sus años de distanciamiento con Cristina Fernández, a quien criticó con dureza cuando dejó la jefatura de ministros. Pide ahora que la gente no insulte a Macri. “Eso ya pasó. Lo importante es que ahora estamos unidos para poner a Argentina de pie. Aprendimos que con nuestra división, ellos se hacen fuertes”, dice.

“Agradezco a Dios porque un día el destino me cruzó en el camino con Néstor Kirchner”, dice Fernández.

“Presidente, confíe siempre en su pueblo, ellos no traicionan, son los más leales. No se preocupe por la tapa de un diario, preocúpese por llegar al corazón de los argentinso”, le dice Cristina Kirchner a Fernández.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *