MÉXICO OPEN: Inversión millonaria para posicionar al golf mexicano

  • Las empresas mexicanas Grupo Vidanta y Grupo Salinas colaboran para regresar un segundo torneo del PGA Tour al país, con una expectativa de derrama que supere los 2,000 millones de pesos.

Redacción/pdC

CIUDAD DE MÉXICO.- Vidanta es una compañía mexicana que tiene la mira puesta en el plano internacional. El México Open at Vidanta de la PGA que se celebrará del 28 de abril al 1 de mayo será su primer vehículo de posicionamiento en la organización de eventos deportivos de gran calibre, con el que también tienen la seguridad de “poner el nombre de México en lo más alto”, dijo José Alonso, director de operaciones de Grupo Vidanta, en entrevista con El Economista.

“Aliarnos con Grupo Salinas y con una organización como México Open es muy importante porque va en sintonía de demostrar lo que sabemos hacer en México. No nada más son los litorales bonitos, las playas, el buen clima, sino la infraestructura, servicio, la calidad humana; lo tenemos todo. La difusión nos ayuda mucho al Grupo (Vidanta), al Grupo Salinas y en general al golf, pero más a México y es por eso que nos animamos a hacer algo así para aportar un granito de arena por el país y para que salga en todo el mundo con un evento de muy alto nivel”, indicó Alonso.

Es la primera vez que Grupo Vidanta tiene un patrocinio de talla internacional en el deporte. De acuerdo a Rodrigo Suárez Gilly, director ejecutivo de México Open, la empresa desarrolladora de servicios turísticos tiene dos contratos con el torneo: uno por ser el hospedador y otro por su patrocinio económico, por lo que el torneo también lleva su nombre. De manera individual, Vidanta también patrocina al golfista mexicano Carlos Ortiz, lo que le garantiza exposición mundial cada fin de semana que el tapatío compite.

Alonso declaró que la empresa es líder en el desarrollo de campos de golf a nivel Latinoamérica, contando actualmente con siete en cinco diferentes estados de la República Mexicana. En esta edición, el México Open tendrá sede en Vallarta, aunque el director de operaciones del grupo no descarta que en el segundo de sus tres años de contrato amarrados hasta el momento con el PGA Tour puedan moverlo a otro de sus complejos.

Para fines de ser el hospedador de un evento del PGA Tour, el resort tuvo que agregar algunas adecuaciones: pasó de ser un Par 73 a un Par 71 y se extendió de 7,278 yardas a 7,456, modificándose la distancia en nueve hoyos. También se cambió la arena de 106 trampas, en las que se trajeron 1,760 toneladas de arena sílica blanca desde Veracruz. Aunque José Alonso no precisó el monto de la inversión en modificaciones, señaló que esta “será redituable”.

El centro turístico de Nuevo Vallarta fue elegido por los organizadores por su conexión aérea con Estados Unidos, pues la mayoría de los jugadores residen ahí, y porque su infraestructura es completa con hoteles y restaurantes de todo tipo.

Grupo Salinas es otra empresa mexicana que realizó una inversión importante para traer de regreso esta franquicia de la PGA a México, luego de que de 2017 a 2019 se realizó en el Club de Golf Chapultepec el México Championship, que dejaba a la Ciudad de México una derrama económica de 2,000 millones de pesos, de acuerdo a Suárez Gilly. El director del torneo no mencionó el monto de la cuota por albergar el evento por cláusulas de confidencialidad, sin embargo, indicó que Grupo Salinas está comprometido a poseer un torneo de golf profesional a largo plazo en línea con su misión de impulsar el deporte.

Boletos para el número uno del mundo y mexicanos

En el field de 132 profesionales tendrán lugar los golfistas mexicanos Abraham Ancer, ganador del St. Jude Invitational 2021, y Carlos Ortiz, campeón del Houston Open 2020, por su posición en el ranking, mientras que Álvaro Ortiz, Roberto Díaz, Armando Favela y Santiago De La Fuente recibieron exenciones. Estos jugadores se sumarán en el México Open a Jon Rahm, golfista español actual número uno del mundo, que aceptó la invitación. Hasta el 23 de marzo, la organización no reveló nombres de otros golfistas internacionales que hayan confirmado.

El torneo planea otorgar otras dos exenciones, una a través del torneo de calificación TaylorMade, para jugadores latinoamericanos, y una a un amateur más a través de un comité de selección.

En el torneo del PGA Tour se disputará una bolsa de 7.3 millones de dólares, 100,000 más que la que se entregó en el World Wide Technology Championship at Mayakoba. El ganador recibirá 500 puntos FedExCup, así como una invitación para competir en una serie de eventos encabezados por el PGA Championship del presente año: The Players Championship, Masters Tournament, así como el torneo sólo para campeones, el Sentry Tournament of Champions, estos tres últimos en 2023.

La Federación Mexicana de Golf (FMG) cedió el nombre del Abierto Mexicano para elevarlo de categoría y que Grupo Salinas retomara la relación con el PGA Tour, por lo que esta será la edición número 62 de este evento.

Con información de El Economista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *