La maternidad le pasa factura a Serena Williams

Serena Williams parecía haber vuelto con honores a las pistas después de su maternidad. Su retorno no se producía en circunstancias normales: fue madre por primera vez en septiembre de 2017, sufrió una embolia pulmonar durante el parto que puso en peligro su vida, estuvo alejada de las pistas durante 14 meses y el próximo 26 de septiembre cumplirá 37 años. Con todas estas circunstancias su regreso a la alta competición planteaba dudas razonables y sin embargo este mes de julio la ganadora de 23 Grand Slams y siete trofeos de Wimbledon llegaba a la final del gran torneo británico dispuesta a hacer historia y conseguir su octavo galardón en esta competición. No pudo ser y cayó frente a la alemana Angelique Kerber, pero su derrota no restó épica a su vuelta a las canchas de tenis ni a su leyenda.
Pero en el tenis, lo dicen los expertos, no solo cuenta el físico y la técnica, la concentración mental tiene un papel fundamental en las decisiones que se toman durante el juego y a Serena Williams la maternidad le está pasando factura. Esta semana la jugadora estadounidense se retiró de la Rogers Cup por la que competía en Canadá alegando “razones personales”. Poco después ella misma confesó los verdaderos motivos que la llevaron a tomar esta decisión.
Tras la final de Wimbledon, Williams sufrió la semana pasada una de las peores derrotas de su carrera cuando perdió 6-1 y 6-0 frente a la británica Johanna Konta en el Silicon Valley Classic. Era la primera vez, desde que se convirtió en jugadora profesional, que no ganaba al menos dos juegos en un partido. Y llegó la hora de la verdad y Serena Williams se enfrentó a ella publicando un texto en su cuenta de Instagram: “La semana pasada no fue fácil para mí. No solo estaba aceptando algunas cosas personales difíciles, sino que simplemente estaba en un caos. Principalmente, sentí que no era una buena madre.
El post subido por la deportista continuaba profundizando en este momento personal que está viviendo: “Leí varios artículos que decían que las emociones posparto pueden durar hasta 3 años si no se tratan. Hablando sobre ella con mi madre, mis hermanas y mis amigos, sé que mis sentimientos son totalmente normales. Es totalmente normal sentir que no estoy haciendo lo suficiente por mi bebé”.
Como tantas otras madres trabajadoras que regresan a sus ocupaciones Serena Williams continúa explicando cómo se siente: “Trabajo mucho, entreno, y trato de ser la mejor atleta. Sin embargo, eso significa que aunque he estado con ella todos los días de su vida, no estoy tanto como me gustaría”, afirma refiriéndose a su hija Alexis Olympia. “La mayoría de quienes son madres lidian con lo mismo. Se queden en su casa o estén trabajando, encontrar ese equilibrio con los niños es un verdadero arte. Ustedes son las verdaderas heroínas. Estoy aquí para decirles: si tienen un día o una semana difícil, no pasa nada, ¡yo también!”.

Factor abdominal
En 2011 cuando fue intervenida de urgencia debido a una embolia pulmonar y que hace dos años volvió a dar otro giro copernicano con su embarazo, y la posterior maternidad. Tenía 35 años, ganó el Open de Australia estando de dos meses y ahora avista los 37. El más difícil todavía. Interrogantes, muchos interrogantes.
Inigualable experiencia, repite una y otra vez en alto Serena, pero en su caso mucho más traumática de lo deseable, puesto que el proceso de dar a luz se complicó sobremanera, como reconocía hace un par de días.
“Ser madre es genial, fantástico, pero tuve un parto complicado. No es ningún secreto que tuve una recuperación superdura. Perdí la cuenta de todas las operaciones que tuve… Se convirtieron en una rutina. Fue verdaderamente duro”, recuerda la estadounidense, que ese 1 de septiembre sufrió otra embolia que pudo costarle la vida a ella y a su primera hija, Alexis Olympia Ohanian. “Hubo un tiempo en el que no podía ni siquiera ir andando hacia el buzón de mi casa… Mucha gente dice: ella debía estar en la final aquí, pero para mí esto supone sobre todo placer y diversión, porque hace menos de un año pasé por muchas cosas”, amplió después de batir a Julia Goerges en las semifinales.
Objetivo: minimizar errores
Williams disfruta de su nueva vida y su nueva condición, la de ser madre y estrella a la vez. “Es una gran luchadora, una campeona, y por eso está donde está”, le define Kerber, con la que ya protagonizó una hermosa final en Londres, hace dos años. Entonces la estadounidense venció (7-5 y 6-3) y atrapó a Steffi Graf (22 grandes), y hoy día entiende que su obra no está terminada, de ahí el empeño por volver y triunfar otra vez, pese a que el episodio del parto dificultó todavía más el retorno hacia la cima. Fruto de las intervenciones, su abdominal quedó muy maltrecha y el regreso ha sido mucho más complejo de lo previsto.
Este grupo muscular es clave en la figura de todo tenista, dado que equilibra el tronco y es clave en la articulación de determinados movimientos y golpes. Por eso, por el daño y la progresiva recuperación, Serena se ha visto forzada a modificar algunos aspectos de su tenis, lo que destapa a una jugadora diferente. En París, sin apenas rodaje –más allá del entrenamiento limitado que pudo llevar a cabo hasta entonces–, maniobró con una tosquedad que poco a poco va desapareciendo. Su juego cada vez es más natural y automatizado, pero ahora se desempeña desde una posición más conservadora.
“¿Quién ha mejora más en el trabajo de piernas, Olympia o tú?”, se le planteó. A lo que respondió de buen humor: “Voy a decir que ella, porque ya está andando, cada vez más rápido. Ella intenta ir más rápido de lo que su cuerpo le permite…”.
Su derecha es la de siempre, ahí no cabe duda. Promedia 24 tiros ganadores por partido y al servicio, solo la alemana Goerges (47) supera su cifra de aces (44); es la que más puntos ha retenido con el primer saque (80%) y también la que más juegos ha ganado (89%) con la primera bola en la mano. Es decir, su golpe maestro sigue intacto. La novedad viene en la táctica, porque estos días se percibe a una Serena menos agresiva, con un

 

Con información de El País.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *