José Guadalupe Posada, a 200 años de su nacimiento

  • El grabador e ilustrador José Guadalupe Posada nació en Aguascalientes un 2 de febrero de 1852; se consolidaría como un referente del grabado y la ilustración con una peculiar imagen de la muerte a la que representa como una dama, más tarde sería llamada «La Catrina», por Diego Rivera

Redacción/PDc

CIUDAD DE MÉXICO, 03 de febrero del 2022.- José Guadalupe Posada nació el 2 de febrero de 1852 en Aguascalientes y moriría, lejos de su tierra, en la Ciudad de México un 20 de enero de 1913. Su nacimiento cercano al día de su muerte.

Grabador, dibujante e ilustrador, cuentan que Posada tenía un talento natural para ello. Algo que sabía porque contra la voluntad familiar se dispuso a estudiar dibujo en la Academia Municipal de Dibujo de Aguascalientes, más tarde continuaría su aprendizaje como ayudante en el Taller Trinidad Pedroza ahí surgieron sus primeras caricaturas publicadas en el diario El Jicote, un diario de oposición al gobierno de Jesús Gómez Portugal.

Tras esa breve experiencia se mudaría a Guanajuato, en León abriría su propio taller de ilustración y fungiría como maestro de secundaria, ilustrando a la par cajetillas de cigarros, documentos y libros.

Pasó a la historia con un peculiar dibujo en el que representa a la muerte como una dama, ilustración que posteriormente sería conocida como «La Catrina” gracias a Diego Rivera, quién incluyó esta imagen en su mural “Sueño de una tarde dominical en la Alameda central”, en este también aparece plasmado Posada y aún lo puedes ver en el Museo mural Diego Rivera en el centro histórico de la CDMX.

El grabador dedicó su vida a su talento y su extensa producción gráfica aún lo mantienen como uno de los grandes referentes de esta técnica.

Posada ilustró con gracia hechos políticos, crímenes, personajes de su contexto, accidentes, esqueletos y más, todo bajo una visión satírica y crítica del México de finales del siglo 19.

Un 20 de enero de 1913 Posada dejó este mundo y según el historiador Agustín Sánchez González lo hizo de una manera muy solitaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *