CON PRESENTACIÓN DE SEBERG, DE BENEDICT ANDREWS, CIERRA FESTIVAL DE CINE DE TULUM

Ximena Sariñana tuvo como escenario la idílica playa de Papaya Playa Project

TULUM, QUINTANA ROO, 9 de diciembre, 2019.- La quinta jornada del Festival de Cine de Tulum (Fictu) alcanzó su cenit con la presentación de Seberg y el concierto de Ximena Sariñana, que tuvo como escenario la idílica playa de Papaya Playa Project, sede principal del evento.

El realizador australiano Benedict Andrews presentó su segunda película, en la cual Kristen Stewart interpreta a Jean Seberg, la actriz de Al final de la escapada, de Jean-Luc Godard. Al centrarse en la postura política de la mítica actriz de la Nouvelle Vague, simpatizante de las Panteras Negras, Andrews echa un vistazo a la relación entre el cine, el entretenimiento y la política.

En la ceremonia de clausura –a la que acudieron personalidades como José María Yázpik, Johanna Murillo, Ana Claudia Talancón o Patrycja Planik– Víctor Mas Tah, presidente municipal de Tulum, reafirmó su convicción por apoyar el cine, el arte y la cultura en el municipio.

Un poco más temprano se pudo ver en el mismo foro The Body Remembers when the World Broke Open, de Elle Máijá Tallfeathers y Kathleen Hepburn, con la participación de Jade Baxter, asistente de dirección. También Pacificado, de Paxton Winters, quien junto con uno de sus guionistas, Joseph Carter, escuchó los comentarios del público.

En la sede C –Cine by Los Amigos, la única sala de cine de Tulum– el productor Darío Yazbek dio a conocer Mano de obra, de David Zonana. También se pudieron ver Warrior Women, de Elizabeth A. Castle y Christina D. King, y Retiro, de Daniela Alatorre. En su única proyección en el Fictu, Joshua Gil introdujo al público Sanctorum, una película potente y misteriosa que pone a prueba los géneros y que es en parte una reflexión sobre la violencia, pero también una evocación al misticismo propio de un viaje personal.

En la Carpa Fictu, ubicada en el área comercial de Aldea Zamá, finalmente, se realizó la última proyección de FICTUNiños. Los pequeños crearon figuras de papel y vieron los filmes animados provenientes de Polonia. Después grabaron sonidos para incorporarlos como banda sonora a una de las películas. Con esta actividad, que fue un éxito entre el público infantil y adulto, el festival refrenda el compromiso por crear audiencias y formar espectadores a través de obras fílmicas de calidad. En total se presentaron 31 películas en cuatro secciones y 62 proyecciones totales. 14 de ellas fueron estrenos en México.

Las sedes del FICTU

Cinco espacios sirvieron como escenario a lo largo de cinco días de festival. El Papaya Playa Project, la sede principal, fue testigo de la gala inaugural y de clausura, así como de 18 proyecciones más. En la esplendorosa playa de este lugar se montó una gigantesca pantalla donde se pudieron ver dos funciones bajo las estrellas teniendo el mar como fondo. También fue el lugar donde se emplazó Espacio FICTU, que alojó 8 charlas donde diversos protagonistas dialogaron sobre temas coyunturales como la participación de la mujer en el cine, la ecología, la política y el activismo, la realización cinematográfica y los retos del presente, entre otros.

El Courtyard del Hotel Habitas, por otro lado, fue un espacio idóneo para ver 7 películas con una ambientación única, al aire libre, con una iluminación de velas y aroma a copal. Cine by Los Amigos ofreció 23 funciones en sus instalaciones elegantes y cómodas. En Aldea Zamá sucedieron 6 funciones y las actividades de FICTU Niños. Finalmente, las sedes itinerantes en colaboración con Cinema Movil Toto llevaron la experiencia transformadora del cine a las comunidades de Hondzonot, Uh May, el centro de Tulum y Chemuyil.

Reflexión sobre el quehacer fílmico

El programa de charlas del FICTU tuvo como propósito revisar los temas que están cambiando la forma de hacer y pensar el cine. Por ejemplo la activa participación de las mujeres en la creación fílmica, así como la necesidad de escribir papeles para mujeres en el cine; el borramiento de las fronteras entre el documental y la ficción; el lazo entre el cine y la política; lo que significa y conlleva producir una película desde los márgenes; la relación entre el activismo, la comunidad y el cine; y el papel de las actrices como agentes creadoras del arte fílmico. Más de veinte invitados participaron en las conversaciones.

Desde el miércoles cuatro de diciembre hasta hoy múltiples realizadores, actores, guionistas y gente que trabaja en otros ámbitos de la producción cinematográfica fueron parte de la primera edición del FICTU. Estuvieron los actores Carlos Bardem (Santuario), Joseph Mawle (Mr. Jones) y Patrycja Płanik (Lillian). En el apartado de directores se contó con la presencia de Benedict Andrews (Seberg), Jenna Bass (Flatland), César Jaimes (Lapü), Lesley Chilcott (Watson), Carlos Lenin (La Paloma y el Lobo), Luna Marán (Tío Yim), Marcela Arteaga (El guardián de la memoria), Santiago Loza (Breve historia del planeta verde), Paxton Winters (Pacificado), Adriana Otero (¿Qué les pasó a las abejas?) y Joshua Gil (Sanctorum). También estuvieron en Tulum los productores Marcos Tellechea y Paula Linhares (Pacificado), Darío Yazbek (Mano de obra) y Niamh Fagan (Shooting the Mafia).

Theresa Ikoko (Rocks), Joseph Carter (Pacificado), la asistente de dirección Jade Baxter (The Body Remembers the World Broke Open) y el activista Gustavo Huchín Cauich, protagonista de ¿Qué les pasó a las abejas? De igual forma los músicos Winston McAnu y Franklyn Bubbler Waul, integrantes de Inna de Yard, agrupación que sigue el filme homónimo de Peter Webber, que dieron un espectacular concierto en la playa.

Fuente: La Jornada Maya

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *