PRI en fase de agonía, lo que no muere son sus ritos: como el besamanos en cumpleaños 85 del cacique inmobiliario y radiofónico Gastón Alegre

Los 85 años del empresario radiofónico Gastón Alegre fueron una muestra del presente y el futuro de la política.
Disfrutó el convivio entre Carlos Joaquín y Arturo Abreu, el coordinador del gobierno de AMLO en el estado.
Estuvo un alcalde que se va, y dos que se quedan.
Y los que llegan y serán el futuro, entre ellos Mara Lezama y Luis Alegre Salazar.
Las ausencias también dijeron mucho.
No estuvieron Marybel Villegas ni las Beristain.
CANCÚN, Q. ROO 4 de agosto 2018.-  Con motivo de su cumpleaños número 85, el empresario inmobiliario y radiofónico, Gastón Alegre López, protagonizó la transición del PRI a Morena, esto, de acuerdo con los invitados que asistieron el jueves pasado a la celebración en el salón Turquesa.
Como cada año, miembros de la clase política local formaron parte del festejo del también abogado y Consejero Ciudadano del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial del Estado.
El evento comenzó dos horas después de lo programado, a la espera de la llegada del Gobernador, Carlos Joaquín González, quien llegó a Cancún vía aérea procedente de la capital Chetumal, donde encabezó un evento por la mañana.
En la mesa de honor, donde años atrás se sentaron Félix González Canto y Roberto Borge Angulo, estuvieron presentes los Coordinadores Estatales de Desarrollo de la futura administración federal, Arturo Abreu Marín de Quintana Roo y Joaquín Díaz Mena de Yucatán, respectivamente, además de Luis Alegre Salazar, diputado federal plurinominal por Morena e hijo de Gastón Alegre.
Asimismo, tomaron parte de la mesa principal los primeros ediles Remberto Estrada de Benito Juárez; Laura Fernández Piña de Puerto Morelos; Juan Carrillo Soberanis de Isla Mujeres, y Paoly Perera Maldonado de Felipe Carrillo Puerto.
También los presidentes municipales electos Mara Lezama de Benito Juárez; Hernán Pastrana Pastrana de Othón P. Blanco; Víctor Más Tah de Tulum; Nivardo Mena Villanueva de Lázaro Cárdenas, y Pedro Joaquín Delbouis de Cozumel.
Durante el uso de la palabra, Gastón Alegre agradeció a los asistentes e, incluso, bromeó con el ex mandatario estatal, Joaquín Hendricks Díaz, sobre la contienda del año 2000, cuando perdió la gubernatura.
“Yo competí con Joaquín Hendricks, aunque dicen que me hiciste fraude”, dijo a manera de chascarrillo.
Bajo la armonía musical, los asistentes degustaron platillos en tres tiempos, siendo el plato fuerte pescado con verduras al horno en aceite de oliva, además de que podían beber cerveza, licor, refresco o agua. La cúspide del poder político de Quintana Roo se acerca a oír las palabras de Gastón Alegre. Parece haber respeto, hay cariño; no falta quien asegura que también hay, como no, temor.
Lo flanquean el gobernador Carlos Joaquín y Arturo Abreu, el coordinador en el estado del próximo Gobierno Federal de Andrés Manuel López Obrador.
Más allá, a la derecha de la foto, el futuro soñado por el propio Gastón: el orgullo de su nepotismo, su hijo Luis Alegre López, que aun suspira y reza para alcanzar una diputación federal plurinominal, y sin duda una de las cartas fuertes de MORENA al gobierno estatal en 2022.
Gastón Alegre es un hombre del poder que se devaluó, como casi todos, durante el borgismo, y que hoy se reinventa de la mano de MORENA.
El empresario radiofónico es uno de los pocos hombres de Quintana Roo que puede congregar para su cumpleaños (el número 85) a todo la clase política, al presente y al futuro. Y casi nada de pasado.
Por su fiesta de cumpleaños, realizada el jueves pasado, desfilaron también los alcaldes Remberto Estrada, de Cancún, y los reelectos Juan Carrillo, de Isla Mujeres, y Laura Fernández, de Puerto Morelos.
Un poco más allá estaba el alcalde electo de Cozumel, Pedro Joaquín Delbouis. Entre esos nombre está, nada más y nada menos, que el futuro del PRI.
MORENA tuvo casi representatividad completa en el evento. Además de Arturo Abreu estuvieron los diputados electos Jesus Pool Moo, Mildred Avila y Adriana Teissier, y el senador electo José Luis Pech.
Y, por supuesto, la alcaldesa electa de Benito Juárez, Mara Lezama, una consentida del empresario.
Las ausencias más llamativas fueron la de la senadora electa Marybel Villegas, la aún alcaldesa de Solidaridad, Cristina Torres, su sucesora, Laura, y la senadora Luz María Beristain,
Quizá toda una definición de cómo se van ordenando los grupos de poder al interior de MORENA.
Del pasado, lo más representativo fue el ex gobernador Joaquín Hendricks. El único que puede convivir con el joaquinismo. Al menos hasta hoy.
Habrá que ver si justamente todo ese despliegue del morenismo que se vio en la fiesta, no obliga a Carlos Joaquín a nuevas alianzas con viejos adversarios.
Gastón Alegre en sí mismo es una muestra de lo que la política del estado fue y será.
Ex candidato perredista a la gubernatura y a la alcaldía de Benito Juárez. Luego, integrante del Consejo de la Judicatura de la mano del priísmo, cargo que aun conserva. Casi, podría decirse, un elemento paradigmático del “borgismo residual”.
Pero rescatado de ese descrédito por ser amigo personal de Andrés Manuel López Obrador, en las buenas y en las malas.
A los 85 años, está más vigente que nunca su sueño de asentarse (ahora por medio de su hijo o su consentida) en la cúspide del poder político. Con información de Noticaribe y La Opinión de Q. Roo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *