Incertidumbre política, inseguridad y sargazo pegan al turismo

CANCÙN,Q. ROO 16 DE ENERO. 2019.- Quintana Roo tuvo un crecimiento de afluencia de turistas internacionales en 2018 superior al resto del país, afirmó Francisco Madrid Flores, director de la Facultad de Turismo y Gastronomía de la Universidad Anáhuac México Norte.

En entrevista durante la Segunda Conferencia Anáhuac: “Perspectivas turísticas para Quintana Roo”, celebrada en el hotel Hyatt Ziva en Cancún explicó que en el periodo enero-noviembre del 2018, la llega de turistas extranjeros subió sólo 2.1 por ciento, mientras que en años anteriores las cifras fueron de entre 12 y 13 por ciento.

Explicó que de acuerdo a estadísticas de la Secretaría de Turismo de Quintana Roo indican un crecimiento del 4 por ciento en pasajeros internacionales en el aeropuerto de esta ciudad, confirma que el crecimiento fue moderado, especialmente si se contrasta con el aumento de la oferta hotelera en el Caribe mexicano.

“Es claro que tenemos un proceso de desaceleración en la afluencia turística, atribuible al tema de la inseguridad, que sigue siendo más de percepción que real. El tema es complejo, delicado, pues si bien el mercado sabe que hay inseguridad y relativamente poco riesgo en sus viajes, el factor está presente, apuntó.

Señaló que hay una oportunidad que se está perdiendo. “El mercado turístico es de intensa competencia. Si nosotros no hacemos promoción, alguien tratará de llevarse a esos turistas”.

Madrid Flores dijo que los estadounidenses no han dejado de viajar al exterior y de acuerdo a los datos más recientes, a julio del año pasado, indican que el gasto en viajes en el exterior creció un 7.3 por ciento. No están dejando de viajar a todas partes, sólo a México, enfatizó.

Por ello, consideró que será un reto recuperar ese mercado, sobre todo en condiciones en las que la “salud” de la marca México está afectada por temas como el sargazo y la inseguridad.

El académico destacó la importancia para que el gobierno federal precise cómo se sustituirá el trabajo del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), ya que es primordial no dejar de hacer esa tarea.

“La decisión de desaparecer al CPTM debió acompañarse con una explicación de las cosas que no se estaban haciendo bien y otros problemas que la justifiquen. Lo que no se puede justificar es que un país con la importancia turística de México no destine recursos públicos para la promoción turística, que es un bien público porque su beneficio trasciende a la industria y tiene que ver con los trabajadores, con la comunidad, con la cadena de proveeduría, con el bienestar de una población, etc.”, expresó.

Dijo que suponer que de manera espontánea los actores privados van a sustituir ese esfuerzo no es una posición adecuada ni sucede así en otros países.

“Necesitamos más claridad sobre cómo se va a subsanar la desaparición del Consejo y lo que hasta hoy aparentemente parece la ausencia de recursos públicos federales para la promoción, reiteró.

Refirió que en Estados Unidos, en el último tramo de la administración del presidente Barak Obama luego de muchos años de no hacer promoción turística con dinero público federal, volvió a hacerlo, reconociendo la necesidad de ese esfuerzo porque el turismo genera beneficios.

“En el caso de México, el presupuesto público para la promoción no gravitaba sobre el bolsillo de los contribuyentes sino que era directamente recaudado de los turistas”, reiteró.

En cuanto all descenso de México en el “top ten” de los países más visitados por extranjeros, Francisco Madrid explicó que el descenso será de sólo una posición y que la llegada al sexto puesto “fue un tema coyuntural, más por el mal desempeño de Turquía que por méritos propios de México.

“Turquía tuvo una caída brutal hace un par de años, del 30 por ciento, pero se recupera a una gran velocidad. En 2017 el turismo hacia ese país creció 30% y en 2018 se ubicará entre 20 y 30 por ciento. Además, Reino Unido y Alemania, que compiten con México, no han tenido un buen desempeño, abundó.

Sobre la cancelación del aeropuerto de Texcoco y al parecer construir uno en Santa Lucia, dijo que el turismo estuvo ajeno a la discusión y decisiones y por eso habrá una afectación, pues el AICM tiene una función de interconectividad y entre 20 y 30 por ciento de los pasajeros van en conexión, lo que supondría molestias e incomodidades adicionales al tener que ir de una terminal a otra.

En el tema del traslado de la Sectur a Chetumal, dijo que es mejor esperar, dado que en 1985, luego del terremoto, se anunció que se iría a Puebla y no se cumplió. “Creo que no será pronto, pero vamos a ver,”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *