GOTA A GOTA, MAFIA COLOMBIANA ENTRA POR CANCÚN Y SE DISTRIBUYE EN 13 ESTADOS PARA EXTORSIONAR

Los colombianos que operan los préstamos “gota a gota” mantienen “ahogados” a pequeños comerciantes mexicanos, modalidad de extorsión que puede desencadenar hasta en el suicidio

CIUDAD DE MÉXICO 19 de marzo, 2019.- La necesidad económica de pequeños comerciantes para poder mantener sus negocios, los puede llevar a caer en la mano de extorsionadores, como pasa actualmente con la modalidad de los préstamos “gota a gota”, que son operados por colombianos que mantienen en jaque a comerciantes de por lo menos 13 estados de la República Mexicana.

Entre las entidades afectadas están Puebla, Quintana Roo, Tabasco, Chiapas, Morelos, Oaxaca, Veracruz y la Ciudad de México y de este último punto se sabe que han migrado a Hidalgo, Estado de México, Querétaro, Guanajuato y Nuevo León.

Pero, ¿cómo operan los colombianos en esta modalidad de extorsión conocida como “gota a gota”?

Los préstamos que realizan van desde cinco hasta los 500 mil pesos a pequeños comerciantes de mercados en las alcaldías Cuauhtémoc, Venustiano Carranza, Miguel Hidalgo, Benito Juárez, Gustavo A. Madero e Iztapalapa, así como a los puestos fijos y semifijos de los alrededores, esto en el caso de la Ciudad de México.

No piden aval ni referencias bancarias o garantía alguna. Reparten volantes, tarjetas de presentación o se anuncian de boca en boca con la promesa de que el dinero es una inversión para “inyectarle” al negocio, cualquiera que este sea.

Aunque los intereses, aseguran, son muy bajos, a la larga la deuda se vuelve impagable y quienes se niegan a saldar el préstamo son golpeados, amedrentados, asesinados e incluso dos personas se suicidaron ante el agobio que los colombianos ejercen.

Cabe recordar el trágico suceso que conmocionó al mundo entero el pasado mes de febrero, de la madre de Colombia que se lanzó desde un puente con su hijo en brazos, y que dos días se supo que el suicidio estuvo motivado por las presiones de extorsiones de criminales, pues fue una de las muchas víctimas de las deudas originadas  por el llamado método “gota a gota”.

Las autoridades capitalinas han detectado que un grupo de colombianos es el responsable de este delito que, según las estadísticas, afecta a 30% de los comercios informales

Por préstamo ‘gota a gota’ mujer se suicidó con su hijo, en Ibag

El seguimiento de las autoridades locales y federales a este grupo refiere que los colombianos ingresan al país de manera legal, haciéndose pasar por empresarios en Cancún, donde instalan negocios para luego extorsionar a las personas.

Y aunque según datos de las autoridades de la Ciudad de México este tipo de extorsión surgió en Colombia y que sus operadores son de esta nacionalidad también hay mexicanos que integran estas redes y los comercios informales o ambulantes son los que han sido más afectados por esta red.

“Sin estigmatizar, pero importaron un modelo que fue creado en Colombia, en Bogotá, en Medellín, el ´gota a gota´; algunos colombianos empezaron a traer ese sistema de actuación aprovechando la necesidad de liquidez de la gente”, explicó el secretario de Seguridad Ciudadana, Jesús Orta Martínez.

En la Procuraduría General de Justicia capitalina (PGJ) hay denuncias de comerciantes que han revelado que una deuda de 5 mil pesos la han pagado hasta cuatro veces; sin embargo, las autoridades poco han hecho al respecto, pues dicen que prestar dinero no es infringir la ley.

“En esta administración van dos casos de suicidio por agobio de extorsionadores bajo este modelo. Qué te quiero decir, que este tema te lleva hasta la locura, te lleva hasta terminar con tu vida, lo que ha sucedido en los últimos años, yo diría más recientemente, los últimos meses, y lo voy a decir muy respetuosamente, es que La Unión y otras organizaciones identificaron un área de oportunidad aquí”, continuó el jefe policiaco.

Es así como las autoridades alertan principalmente a pequeños comerciantes, pero en sí a la ciudadanía en general para evitar caer en las manos de estos delincuentes. FUENTE: El Universal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *