EL HURACÁN QUE DEVASTÓ A ZONA NORTE DE QR: Se cumplen 15 años del paso de “Wilma” en la Península

  • Huracán Wima, equivalente a 20 bombas sobre arrecifes de Puerto Morelos
  • La directora del Parque Nacional Arrecifes de Puerto Morelos advierte que ahora éstos son 30 % menos fuertes

Redacción/PDC

CANCUN, 21 de octubre de 2020.- Hace 15 años, un 21 de octubre de 2005, el huracán “Wilma” dejó un Cancún devastado: infraestructura hotelera despedazada, erosión de playas y miles de damnificados.

Con vientos superiores a los 230 kilómetros por hora y rachas de hasta 280 kph, los daños causados, según, las aseguradoras fue de unos 30 mil millones de pesos, sin contar afectación que causó a de miles de particulares que no tenían ninguna clase de seguro.

Wilma, destruyó gran parte de la infraestructura hotelera, que llevó varios meses volver a recuperar. Lo mismo pasó en la zona urbana de Cancún.

A Mediados de octubre de 2005 “Wilma” comenzó a tomar forma como depresión tropical, muy cerca de Jamaica se le ubicó el 15 de octubre.

Durante la mañana de aquel 21 de octubre, al acercarse “Wilma” a las costas de Quintana Roo, avanzó con fuerza también sobre Cozumel, Isla Mujeres, Playa del Carmen y Puerto Morelos, en aquel entonces este último formaba parte del municipio de Benito Juárez, sin embargo el poderoso huracán ejerció su mayor furia sobre Cancún, sobre el que se estacionó 60 horas.

Cuando “Wilma” se había ido, miles pudieron ver un panorama desolador por todas partes, no solo hoteles devastados, también se llevó arena de las playas, destruyó marinas, arrancó árboles, miles de postes de luz quedaron tirados. En resumen: arrasó con todo a lo que pudo.

También dejó a miles de turistas varados que no lograron salir a sus destinos.

En su momento se dijo que el huracán de octubre del 2005, superó en pérdidas económicas al huracán Gilberto de 1988, las inundaciones en Tabasco de 2007 y el sismo en la Ciudad de México de 1985, cuyos daños se cuantifican en 473 millones de dólares.

Por varios días, Cancún quedó a oscuras, ya que la infraestructura eléctrica sufrió daños en más de 200 torres de transmisión y en sus cuatro mil postes de distribución. La CFE estimó daños por unos 200 millones de pesos.

En medio del desastre también aparecieron actos de rapiña. Decenas de personas llegaron a los comercios para arrasar con todo, rebasando a la propia policía.

Cancún quedó incomunicado por carretera, lo que hizo al Ejército preparar “puentes aéreos” para movilizar ayuda.

A 15 años del golpe del huracán más intenso registrado en el océano Atlántico, la comunidad de Cancún también fortaleció la prevención ante la llegada de huracanes, y el ejemplo más reciente fue “Delta”, cuyo meteoro se apareció casi de un día para otro, y aun así miles de personas se pusieron en alerta para enfrentar la contingencia

Arrecifes y costas más vulnerables

Las costas de Quintana Roo se encuentran más vulnerables a los embates de huracanes y tormentas en comparación con el 2005, cuando el huracán Wilma azotó la región, sostuvo María del Carmen García Rivas, directora del Parque Nacional Arrecifes de Puerto Morelos.

Hace 15 años, los arrecifes de Puerto Morelos soportaron la fuerza equivalente a 20 bombas, lo cual mitigó los daños de uno de los eventos más devastadores en las últimas décadas. Sin embargo, actualmente la barrera coralina ubicada frente a las costas del Caribe mexicano se encuentra debilitada, tras el deterioro por la presión turístico-inmobiliaria y, desde 2018, por una extraña enfermedad que ha matado miles de ejemplares de más de 25 especies de coral, los cuales dan estructura a los arrecifes, expuso la especialista.

“Cuando ocurrió el huracán Wilma nuestro arrecife estaba un 30% mejor, por lo menos. Tenía un tercio de más fortaleza, pero esta vez no va a poder detener la fuerza del mar igual. Sabemos que se ha perdido tejido vivo, sabemos que hay algas, nuestras colonias masivas están debilitadas”, dijo a Novedades Quintana Roo.

¿Qué factores hacen más vulnerable a la costa?

Aunado a la fragilidad del arrecife, la funcionaria de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) expuso que Quintana Roo enfrenta otros problemas que hacen sus costas más vulnerables a los embates de estos fenómenos.

Por un lado, está la erosión de playas, que deja la infraestructura más expuesta. Pero esta se debe, en gran parte, a la construcción de edificios hoteleros y residenciales sobre los ecosistemas de manglar y dunas costeras, así como la afectación de pastos marinos. “Estamos más vulnerables, es un hecho”, agregó.

Con información de Noticaribe Peninsular y Novedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *