El alma del modelo Melchor Sortibrand vuelve a refulgir

Arturo Mendoza Mociño

Cancún, Q. Roo, a 26 de octubre de 2018.- Nadie sabe cuándo falleció, de qué murió ni dónde está enterrado Melchor Sortibrand, aquel modelo de dibujo y pintura que hechizó a la artista plástica Marycarmen Pérez Rodríguez en la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM hace dos décadas.

Como tantas generaciones de creadores que lo conocieron y dibujaron su cuerpo, Pérez Rodríguez escuchó a aquel hombre de setenta años contar sobre su experiencia como modelo de Orozco para el mural “El Hombre de Fuego” que corona el Hospicio Cabañas de Guadalajara, pero ella, desde aquel momento, decidió ir más allá.

Cierto, con él, como modelo, aprendió a dibujar. Pero luego, en sesiones personales que ella pagaba con cantidades módicas, café y algunos alimentos, Sortibrand se dejaba fotografiar y posaba para ser dibujado. En aquellos encuentros, al realizar un escorzo, Pérez Rodríguez buscaba la mayor de las cumbres: Encontrar el alma de aquel cuerpo delgado, a lo faquir, el alma de un hombre que gustaba ser el centro de la atención y que, amante de la sorpresa, podía sacar de pronto una corbata, colocarse aretes o cualquier cosa para decorarse el pelo mientras que en sus pies había calcetines de diferente color.

“’Diálogos secretos’ es un homenaje a los modelos porque casi nadie habla de ellos”, explica Pérez Rodríguez, “es un registro amplio, de grabado y de libro de autor, para evitar que permanezca esa ausencia del modelo en la palabra del artista, porque todo modelo le da vida a la obra, pero muchos ni siquiera lo mencionan”.

Para honrar las sesiones de modelaje de Melchor Sortibrand, Marycarmen Pérez Rodríguez realizó 12 piezas de 30.50 centímetros en litografía “waterless” impresas en el Taller Rinoceronte Magenta de Toluca, Estado de México durante el año 2017. Al “Libro de Artista” que realizó lo integran 12 grabados en aguafuerte sobre placa de cobre en formato “mini – estampa”, cuya impresión se realizó en Divertimento Taller en Cancún. Cada página del libro de artista va acompañada de un poema de José Gorostiza cuya curaduría fue realizada por el maestro en artes e Historiador Abraham Guerrero.

“Diálogos secretos” se presentó en Tokio, en el “Espacio Mexicano” de la Embajada de México en Japón, el pasado 3 de septiembre del 2018, por intervención del Colectivo Nadieshda, una organización que desde 1996 desarrolla actividades de intercambio cultural entre artistas mexicanos con Francia, Inglaterra, Egipto, Turquía, Estados Unidos y Japón.

Cuando uno se enamora de lo que ve

Melchor Sortibrand no era bien querido por algunos porque, totalmente provocador, sostenía orgulloso: “El maestro soy yo”. Por eso le encantaba dirigir la clase de dibujo. Le encantaba recordar que fue el protagonista de “El hombre de fuego” y es por eso que, en un acto de sinceridad, tras posar para el pintor Arturo Rivera, afirmaba: “Es que yo nací para que me vean, para que disfruten, para que aprendan a dibujar, porque el que no sabe dibujar no llega a ningún proceso creativo”.

Marycarmen Pérez Rodríguez no niega que su manera de aprender a dibujar la figura humana fue a partir de las sesiones sostenidas con Sortibrand. Por eso, su exposición es un agradecimiento a tanta entrega por parte de él.

“No me llamó la atención la pose del hombre trabajador, no era eso lo que quería encontrar en él sino el desdoblamiento de personalidad. No es lo mismo tener un modelo de 20 ó 30 años de edad que un hombre de 70 años. Su esplendor, aunque no lo parezca, era distinto”, explica la artista.

De entre todos los rasgos físicos que llamaban poderosamente de Sortibrand, para Pérez Rodríguez, estaban las manos del modelo, las cuales dibujó muchísimo, y sus pies que eran, sobradamente, los más difíciles para dibujar. Sus manos, recuerda, eran muy grotescas.

Esa es la razón por la que herrajes de su libro de artista tienen por modelo aquellas manos, con sus uñas largas, que se entrecierran con un cetro que tiene un ojo.

“Porque a través de la observación y la contemplación, te enamoras de lo que estás viendo y lo puedes plasmar”, explica la creadora. “Pero en mis grabados, aquel modelo, es retratado de otra manera, a través de reinterpretaciones, así que aprendí a desdibujar a partir de mi propio lente y dibujé libremente para aportar otra figura humana distinta a la ‘realista’”.

El libro de autor, con esos detalles de las manos alargados y el cetro con un ojo, fueron una sugerencia de la escultora Perla Krauze a Marycarmen Pérez Rodríguez para que “personalizara” aún más su homenaje.

Es por ello que “Diálogos secretos” comprende “series” de 12 piezas en cada técnica, este número es un simbolismo el cual representa a Melchor Sortibrand como miembro de un apostolado, que además se percibe en la estructura misma de cada imagen que integra elementos religiosos y del cristianismo barroco.

 

Un robo que fue homenaje

Marycarmen Pérez Rodríguez comenzó a retratar a Melchor Sortibrand en el año de 1992. Luego, cuando estudiaba la Maestría en Artes Visuales con especialidad en Gráfica, entre los años 2000 y 2002, volvió a usarlo como modelo.

“Es por eso que en el libro de autor hago mucho su cara, registro su mirada que está dialogando conmigo en ese momento, logré esas dos cosas, diálogo y registro, por eso la decisión de llamar a este conjunto de trabajo ‘Diálogos secretos’, porque estoy moviéndome con la cámara y dibujándole. Así encontré mis alas, y en algunas de las piezas hay unas esculturas sobre esas alas que significan pasión, una pasión que brindaba Melchor a cualquiera que lo mirara, dibujara o retratara. Sin duda  merece un homenaje, una revisión de su ‘obra’ como lo hago en esta exposición”.

El libro de artista realizado por Marycarmen Pérez Rodríguez causó sensación entre el público japonés que se dispuso a “tocarlo” para apreciarlo mejor.

 

A los espectadores japoneses, evoca Pérez Rodríguez, les encantó el libro de artista. ¡Todos lo querían tocar! Por eso se puso unos guantes para que no se quedaran con las ganas. Otros más se detenían, por largos minutos, para contemplar los grabados en blanco y negro, en cuyos registros, tan oscuros como claros, encontraban veladuras en el grabado.

Tanto gustó “Diálogos secretos” que se robaron unos grabados.  Eso nunca había pasado en la Embajada.

Y el cerrojo con las manos de Sortibrand, una pequeña escultura realizada en cera perdida, con el centro con el ojo que las entrelaza, también fue ampliamente elogiado y anhelado por aquellas manos que hurtaron los grabados porque se trata de una pieza de inquietante belleza.

Tras su estancia en Japón, la artista prepara la pieza con la que participará en el tercer Coloquio de la Gráfica que se realizará del 14 al 17 de noviembre en Cancún y Felipe Carrillo Puerto.

 

Por más de un mes la artista recorrió Japón. Se inspiró en sus jardines de descanso. Admiró su seguridad, su orden y limpieza extremos. Y de esos felices estímulos y hallazgos sólo realizará una pieza para su participación dentro del tercer Coloquio de la Gráfica que se realizará del 14 al 17 de noviembre en Cancún y Felipe Carrillo Puerto.

Todo 2018 ha sido un año prolífico para Marycarmen Pérez Rodríguez porque, además de haber llevado sus “Diálogos Secretos” a la Embajada de México en Tokio, en junio presentó la pieza “Cosmographia”, una serie modular de 12 obras de dibujo y chine colle de papel japonés sobre bastidor, en la Galería Arte de Oaxaca.

Un mes después fue seleccionada con un grabado en punta seca montado sobre lino y bastidor, dentro del Certamen de Artes Visuales Zona Sur Movimiento Plástico en el Centro de Artes Visuales de Mérida Yucatán.

En marzo de 2018 participó también dentro de la Exposición Cien Mujeres en las Artes Visuales en el Museo Regional del Valle del Fuerte en Sinaloa.

El año pasado fue reconocida en la Muestra de Artes de Quintana Roo con una mención especial sobre su obra homenaje a José Luis Cuevas, y obtuvo igualmente una selección en la Bienal de Artes de Cancún 2017.

Ahora, con ardiente paciencia, espera que sus “Diálogos Secretos” con Melchor Sortibrand viajen otra vez, ahora hacia el sur de América, hasta Buenos Aires, Argentina.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *