CON PRESUNTOS SOBORNOS A REYNA DURÁN, GOBERNADOR CARLOS JOAQUÍN SE APODERA DE LA XV LEGISLATURA

La ambición de la diputada “morenista” no tiene límites

CHETUMAL, Q. ROO, 21 de enero, 2020.- Con el regreso de Lizandro Landeros Lima a la dirección jurídica de Apoyo Legislativo y Brenda Sanromán Ovando a Proceso Legislativo, se refuerza la teoría de que el gobernador Carlos Joaquín ya le “llegó al precio” a la diputada Reyna Durán, presidenta de la Jugocopo a fin de hacerse del control y maniatar a la XVI Legislatura, a fin de proteger sus intereses personales.

Asimismo, es un secreto a voces, que  con los recientes nombramientos en el Congreso legislativo local, el mandatario estatal pretende darle continuidad a las acciones del diputado panista, Eduardo Martínez Arcila, quien fuera presidente de la hoy desaparecida Gran Comisión durante la XV Legislatura.

Ambos personajes, Landeros Lima y San Román Ovando, fueron ratificados la noche del pasado lunes 20 por los integrantes de la Junta de Gobierno y Coordinación Política (Jugocopo), junto con Javier Regalado en Coordinación Legislativa, que es cuota del también ‘marista’ Alberto Batún, que de ostentarse como ‘morenista puro’ sigue ‘mostrando el cobre’.

Misael Manuel Martínez en la Dirección Administrativa y Rafael López Saavedra en Comunicación Social.

Este último sería la “cuota” del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), quien fue secretario particular de Remberto Estrada (2016-2018) durante su mandato como alcalde de Benito Juárez.

Quizá esto explica por qué el diputado coordinador de los verdeecologistas, José De la Peña Ruiz De Chávez, no se pronunció en contra de dichos nombramientos, a pesar de que en el pasado denunció públicamente a Sanromán Ovando por una presunta modificación ilegal a la Ley Orgánica del Poder Legislativo, en junio de 2019.

En esta misma situación salió a relucir el nombre de Landeros Lima, quien fue señalado por la “desaparición” de esta misma Ley, aprobada en diciembre de 2018, y que hasta mediados de 2019 no aparecía en la página del Congreso.

Según lo denunciado en dicho caso, el modus operandi de ambos funcionarios consistía en que los dictámenes que se hacían en el área jurídica nunca se turnaban a Proceso Legislativo, por lo cual no se entregaban a los diputados en el orden del día, ni mucho menos a Transparencia, para volverse información pública.

Todo parece indicar que esto es lo que se fragua desde la nueva dirigencia de la Jugocopo. Viejas prácticas al servicio de nuevos actores.

Nada nuevo bajo la 4T en la ‘nueva’ Legislatura. Con información de Grupo Pirámide.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *